TurÍsmo gastronómico, Restaurante, platos tipicos

Restaurantes en Guimaraes

Donde comer en Guimaraes. El norte de Portugal es bien conocido por su Castelo (donde vivió Dom Afonso Henriques, primeiro rei de Portugal) y el Paço dos Duques de Bragança. La visita está muy bien, pero como todas estas cosas, acabas con hambre. Así que voy a comentaros donde paramos a reponer fuerzas.

Para comer el domingo optamos por el conocido Restaurante Histórico, en pleno centro. El sitio es agradable,  ocupa una casa de piedra antigua con un patio interior. El servicio es bastante bueno, como casi siempre en Portugal. Pero en este caso por encima de la media. La comida fue moelas (mollejas) de primero, y luego Bochechas de Porco Preto con castañas para uno y Bacalhau com broa para el otro. Al cambio, sería Carrileras y Bacalao con pan de maiz. Nos saltamos el postre y tomamos un par de cafes. De beber, vino verde de la casa, tinto. En total 36 euros. El sitio es bueno, sin ser excelente.

bacalhaou-con-broa

La cena del sábado fue todo un éxito. Arriesgamos entrando al Manifestis Probatum, una vinoteca también en el centro histórico pero de la que no teníamos referencia. En este caso, además, está especializada en latas de conserva, tenía más de 30 en la carta. Aquí tomamos moelas picantes, papillotes de queso de cabra y frutos silvestres, trucha en salsa de vino blanco (en conserva) y alheira con tomate. Todo ello acompañado de una botella de blanco Grambeira, quizás lo más flojo de la noche, aunque entre lo fría que estaba y la tontería se bebía bien. De postre scramble de manzana y «acadanseu» chupito de Oporto, que invitaba la casa. De precio, sobre 30 euros.  La comida excelente, el servicio excelente y el ambiente inmejorable hacen de este restaurante una muy buena recomendación.

Ya sabéis, si vais a Guimaraes, darle una oportunidad a estos locales.

Mibu, el único restaurante del mundo que solo tiene una mesa

Leyendo noticias de gastronomía, me he encontrado con esta, en un  blog de cocina.

Merece mas que un twiteo y os copio aquí, el artículo y la fuente de donde lo he sacado.

 

En un discreto bloque de apartamentos en el barrio de Ginza en Tokio se esconde Mibu, un restaurante para ocho comensales con una sola mesa situada en un local de unos veinte metros cuadrados, y al que solo se puede acudir invitado por los dueños o por ser uno de los 300 socios de su club. No tiene estrellas Michelín ni aparece en las guías de viaje, sin embargo está considerado como uno de los restaurantes mas exclusivos del mundo.

Al frente de este singular local estaría el matrimonio formado por Hiroyoshi Ishida y su esposa Tomiko Ishida que trabajan acompañados por un equipo de cinco cocineros. Hiroyoshi con más de cuarenta años de experiencia entre los fogones es el máximo exponente de la cocina Kaiseki, trabajando desde un radical concepto espiritual que va mas allá de la típica cocina japonesa. Desde su religión budista se basa para crear sus platos en la meditación que practica todos los días, pero también tiene muy presente la cambiante naturaleza y así nacen de sus manos platos que poseen una gran carga espiritual.

La jornada para este cocinero comienza de madrugada cuando visita la mayor lonja del mundo, Tsukjii, aquí escoge la materia prima que formará parte de sus recetas siendo todo productos muy selectos y naturales. Hiroyoshi lleva creando desde hace veinte años un menú distinto cada mes, llevando dos décadas sin repetir una sola receta en ellos, solo trabaja con alimentos de temporada y ningún ingrediente forma parte a la vez de dos platos del menú.

El menú Kaiseki está lleno de simbolismos que hacen un guiño a la naturaleza y lo que ella nos ofrece, se basa en pescado, frutas, tubérculos, arroz y algo de carne de Kobe, pero solamente con productos presentes en esa estación del año. Todo muy sencillo, pero buscando en cada una de sus elaboraciones la perfección ligada a la espiritualidad y la tradición.

Amenizada con la presencia de un cantante de ópera como fondo, la señora Tomiko Ishida explicará en qué consiste el menú que se ofrece ese día, menú servido sobre manteles individuales de cedro purificado y en ocho exclusivos recipientes de más de trescientos años de antigüedad cuyo valor oscila en siete mil euros cada pieza. Todo este ambiente sencillo en sus formas pero muy cuidado en su fondo, y las exquisitas preparaciones de Hiroyoshi representando los colores, sabores y texturas que la naturaleza brinda en esa época del año, hacen que sus creaciones sean únicas.

Desde que en el año 2002 Ferran Adrià conociese a Hiroyoshi Tomiko, nuestro cocinero cayo rendido ante la cocina que éste practicaba. Tal ha sido su influencia que se dice que los últimos años de El Bulli no se entenderían sin las experiencias adquiridas por Adrià en Japón. Y como dice nuestro chef catalán “La gran diferencia entre un cocinero europeo e Ishida es que el primero puede cocinar con las manos, con los sentidos, con el cerebro e incluso con el cariño, pero nunca con el alma como lo hace él”. Esta frase de Ferran Adrià resume la esencia de Mibu, el restaurante más exclusivo del mundo en donde solo hay una mesa.

Si os ha intrigado como es el Mibu y queréis verlo por dentro, así como algunos de sus platos servidos en uno de sus exclusivos menús, podeis visitar este vídeo en donde un amante del manga japonés relata su experiencia cenando en el local de los Ishida.

comida-japonesa

información obtenida de:  Directo al paladar

dieta de jamon iberico

Dieta milagrosa a base de vino y jamón del bueno

Por fin han creado una dieta milagrosa que nos animará a ponernos a régimen, pero eso sí, lo que perdemos en kilos lo perdemos simultáneamente de la cartera.

Además si os lo podéis permitir os recomiendo un cortador de jamón Anselmo Pérez que es campeón de España de corte de jamón que irá a vuestra casa con uno de los mejores jamones del mundo y os lo cortara y os hará una cata del mismo mientras adelgazáis unos kilitos.

Según el Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO), que es el organismo que ha creado esta dieta, consumiendo jamón ibérico y vino en unas cantidades moderadas podemos perder 5 kilos al mes.

Esto parece realmente contradictorio, por que lo primero que nos quitan cuando nos ponemos a dieta es justamente el alcohol y las grasas, pero bueno tendremos fe. Total por probar no nos pasará nada.

Esta dieta milagrosa se caracteriza por utilizar una amplia gama de alimentos y entre ellos, estos dos productos que poseen un gran beneficio cardioprotector y ayudan a regular el colesterol, además de retrasar el envejecimiento celular gracias a su gran cantidad de antioxidantes.

jamón barato

Pero cuidado el jamón que nos recomiendan, no es simplemente el ibérico, es concretamente el jamón ibérico de bellota, es decir, el producto rey de los ibéricos pero el más caro también.(Supongo que también valdrá la paleta ibérica) Y el vino debe ser mínimo crianza, en este caso encontramos vinos crianza relación calidad precio muy buenos. (os recomiendo un ribera del Duero Dardanelos. espectacular y si preferís Rioja Sancho Garcés, lo mejor de lo mejor en relación calidad precio.)

Otro ingrediente curioso de esta dieta milagrosa es que te puedes tomar una onza de chocolate negro al final de la cena, consiguiendo calmar ciertas ansias hacia lo dulce, sin serlo claro ya que el chocolate debe ser sin azúcar.

Resumiendo además de otros alimentos nos recomienda comer un poquito de jamón de bellota al día en ocasiones desayuno, merienda, comida o cena y beber un vasito de vino tinto en la comida y otro en la cena si somos hombres y las mujeres uno sólo. Así que no te puedes hartar de jamón y no te puedes «perfumar» como dice Berasategui.

Si queréis ver como es la dieta, en este enlace podrás bajarte la primera semana. Supongo que si la compras será como los cursos de CCC te regalan una guitarra un jamón y una bota de vino. Y si no adelgazas te devuelven el dinero.

dieta milagrosa

Ya sabemos que el jamón no es barato, pero lo que esta claro es que es bueno, hasta para la salud.

Ahora toca adelgazar y disfrutar.

Pulpo a la oliva (gastronomía peruana)

Uno de los platos que me siempre me ha gustado degustar en cada uno de los viajes que he tenido que hacer a la capital del Peru, ha sido el pulpo a la oliva. Yo estoy acostumbrado a comer el pulpo a feira o en salpicón, así que la forma de comerlo en el país andino siempre me ha resultado cuanto menos novedosa.

Se trata de un plato muy sencillo, la complicación, al menos para mi está en cocer correctamente el pulpo, por eso este apartado lo encontraréis en el artículo que nos ofreció nuestro compañero Alberto y que encontraréis AQUÍ

Una vez tenemos el pulpo cocido (aproximadamente de 1,5 kilos) prepararemos todos los ingredientes:

Cebolla
Aceitunas negras deshuesadas
Huevo, aceite, zumo de limón o vinagre.
Apio
Sal y pimienta.

pulpo-a-la-oliva

Como podéis ver los ingredientes son muy sencillos de encontrar, por lo que recrear este plato no nos dará ningún tipo de complicación.

Manos a la obra!! Lo primero es dejar enfriar el pulpo, lavarlo y quitarle la piel. Una vez está limpio lo cortaremos en rodajas finas para depositarlas en un cuenco hondo. Añadiremos media cebolla cortada en juliana (a mi me gusta usar la cebolla morada por el aspecto visual que nos dará), un poco de apio picado muy fino, un chorro de vinagre y un par de cucharadas de zumo de limón. Salpimentamos la  mezcla y removemos bien para que se mezclen todos los ingredientes. Ya tenemos lista la base del plato.

El segundo paso de esta sencilla elaboración es hacer una mayonesa, para ello ponemos en un vaso de batidora un huevo, un poco de zumo de limón (o vinagre según el gusto) y un poco de sal. Iremos batiendo de forma constante hasta que se mezcle todo y acto seguido iremos echando aceite de oliva poco a poco, hasta que la salsa vaya espesando. Añadiremos aceite a nuestro gusto, yo particularmente prefiero que no quede demasiado espesa para esta receta.

Retiramos nuestra salsa, y sin necesidad de limpiar el recipiente ni la batidora echamos unas cuantas aceitunas negras (al menos unas quince) con el fin de batirlas. Cuando tengamos una pasta de aceituna la mezclaremos bien con la mayonesa, hasta que tengamos un color y textura uniforme. El tono ha de ser un lila o morado suave.

Retiraremos todo el líquido que pueda tener el pulpo (principalmente vinagre) y mezclaremos los ingredientes con la salsa de mayonesa y aceitunas removiendo hasta que esté bien repartido.

Ya solo nos queda servir,  y para ello, espolvorearemos un poco de perejil picado o cebollino por encima, para que tenga algo mas de color.

Es un plato sencillo, si no nos atrevemos a cocer el pulpo, podemos comprar una pata cocida, se comercializan algunas de gran calidad.

Este plato va muy bien con algún vino blanco de rueda o un buen albariño, también con alguna cerveza rubia suave tipo bud, coronita, fosters, etc.

 

Rosca casera.

Si os gusta la rosca de pascua o el roscon de reyes, aquí vereis como hacerlos en casa  de una manera bastante fácil para todo el mundo. Esta receta es fruto de combinar y adaptar otras recetas de roscas y roscones, y a base de probar, salió esta. Os dejo los ingredientes y pasos a seguir:

Ingredientes para una rosca de 1kg aproximadamente:
-190ml.de leche templada.
-600g. de harina.
-45g. de levadura.
-100g. de manteca de vaca.
-3 huevos.
-100g. de azúcar para amasar y algo más para decorar.
-1 pizca de sal.
-ralladura de limón.
-agua de azahar.
-frutas confitadas y frutos secos para decorar.
-un poco de licor si se quiere para humedecer el azúcar.

receta-de-rosca

Pasos a seguir:

-Paso 1: tamizar la harina en un recipiente suficientemente grande y hacer un hueco en el medio. Echar la levadura desmenuzada en el hueco y añadir la leche templada. Revolver la levadura con la leche y un poquito de harina. Dejar que la levadura fermente durante unos 15 minutos. Pasado este tiempo queda un poco de masa blanda y húmeda en el hueco que habíamos hecho en la harina.

-Paso 2: mezclar en otro recipiente la manteca de vaca derretida, el azúcar, la sal, la ralladura de limón y los huevos.

-Paso 3: añadir la mezcla con los ingredientes del paso 2 al recipiente con la masa del paso 1. Amasar fuerte  y tapar la masa con un trapo. Dejar que suba la masa resultante durante otros 15 minutos.

-Paso 4: hacer la forma de la rosca o la trenza en la fuente de horno. Decorar al gusto con fruta confitada, frutos secos y azúcar humedecido. Dejar reposar tapada otros 10 o 15 minutos. Meter al horno previamente calentado. Esperar a que suba y coja color dorado. Pinchar con un palillo y ver si sale limpio. De ser así, la rosca está lista.

Trucos de panadero casero

Si estás empezando a hacer tus propios panes en casa, te interesará conocer estos trucos y consejos:

1- Sabrás que el pan está listo cuando al golpearlo con los nudillos por abajo, suene a hueco.

2- Si amasar te cansa, prueba de esta manera: amasa 30 segundos, y deja reposar el pan 5 minutos. Repite el proceso. A la tercera vez, cuando vayas a amasar parecerá que alguien ha amasado por ti. Recuerda: el reposo amasa.

3- Cuando mezcles los ingredientes, deja el agua para el final, y vete añadiéndola a medida que la masa te la pida. Es decir, corrije siempre con agua y nunca con harina, porque la harina de más que añadas quedará en exceso en relación a la levadura y la sal.

4- Amasa sobre la encimera limpia o una tabla de amasar, sin harina. Como mucho, moja las manos o úntalas de aceite. Al poco de amasar, verás que ya no se pega. Y habrás conseguido no llenar toda la cocina de harina.

5- Cuando metas en pan en el horno, durante los primeros 15 minutos de cocción pulverizalo regularmente (cada 4-5 minutos) con agua. Los panes crecen durante ese período de tiempo y a partir de ahi dejan de crecer y se cuecen.  Al crear humedad, se favorece que el pan crezca mucho más ya que la corteza tardará más en consolidarse y volverse rígida.

6- Otra opción es calentar el horno con una fuente metálica en su base, cuando metas el pan, echa agua sobre la fuente para crear un golpe de vapor. ¡Tu pan será diferente de todos los demás!

trucos-de-panadero-casero

Que preparar a una visita sorpresa

Hace unos días, y sin haber quedado previamente recibí una visita inesperada en mi casa. No es que me desagrade ni mucho menos que vengan a vernos por sorpresa, pero siempre prefiero que sea planeado antes, más que anda para atender adecuadamente a mis invitados.

El caso es que tras haber tomado unas cervezas salió el tema de comer juntos, evidentemente la primera frase fue «podemos salir a comer por ahí….» Sinceramente, no me apetecía lo más mínimo el hecho de salir, pensar donde ir, coger el coche, etc.. Planteé entonces hacer alguna cosita rápida para comer y poder estar a gusto en casa haciendo una buena sobremesa. En este tipo de situaciones me suelo desenvolver bastante bien, ya que por lo general soy precavido suelo tener siempre ingredientes para hacer varias cosas. No era el caso en esos días, no habíamos ido al mercado y el frigorífico estaba como para poder guardar zapatos. Unas cervezas, leche, huevos, un par de manzanas, un blíster de gulas, una bolsa de rúcula y salsas varias… ¡¡Horror pensé!! tengo que idear algo cuanto antes.

Por suerte siempre suelo tener embutidos y quesos, por tanto sacaría unos entremeses variados para ir haciendo boca y abrir el apetito. Una fuente al centro con paleta ibérica, chorizo cular de Guijuelo y esa excelente caña de lomo de tartesos que nos regalaron en navidad. Siempre hay que ser generoso en la ración, puesto que una vez que empiezas parar es complicado.

que-preparar-a-una-visita-sorpresa

A la ración de embutidos le siguió una ensalada de rúcula y queso de cabra ceniza. Preparé una vinagreta que ya había hecho en otra ocasión y me resultó bastante interesante, además de sencilla y rápida. A un par de huevos cocidos les quitamos las yemas y las mezclamos con vinagre y una cucharadita de pimentón de la vera (las cantidades van al gusto). Hacemos una pasta con todo y vamos poco a poco añadiendo aceite de oliva virgen extra hasta que la pasta quede como una salsa suave, la cual tendremos que sazonar al gusto. Puse sobre una llana la rúcula, con el queso y la manzana cortado en dados pequeños por encima así como las claras de los huevos cocidos. Después repartí generosamente la vinagreta por toda la ración. Como tenía unas nueces pensé que le podría ir bien y decoré un poco el plato con ellas…. Solo puedo decir que la vinagreta de pimentón triunfó.

Yo que soy de «buen comer», evidentemente necesitaba algo mas… ¡¡que hago, no tengo plato fuerte!! y recurrí a la socorrida pasta. Tenía tallarines, pero ¿con qué los hago? y se encendió la lucecita… Tallarines al ajillo con gulas y salsa de soja, a ver que sale.

Cocí los tallarines mientras que en una sartén estaba preparando las gulas al ajillo. Se doran unos de dientes de ajo, yo utilicé un paquete de 500 grs de tallarines y dos paquetes de La Gula del Norte de 225 grs cada uno y cuatro dientes de ajo partidos a la mitad. Además una cayena para que tenga un punto picantito. Cuando los ajos cogieron color, puse al en el aceite la cayena entera para poder localizarla y retirarla y  las gulas. Cuando más o menos están listas, se añade la pasta en la misma sartén salteándola (cuidado que esté escurrida para que no salte el aceite) y se mezcla todo bien. A mí me gusta hacer este paso a fuego fuerte, que se escuche el chisporroteo del aceite… Al final cuando está todo bien mezclado y los tallarines tienen algo de color, se echa un chorro de salsa de soja, yo soy bastante cuidadoso de que no tenga mucho porque sabe demasiado. Se vuelve a mezclar con la finalidad que todo quede de un tono tostado uniforme… A emplatar.

Solo puedo decir que la comida fue agradable, rápida y fácil… y tuvimos una estupenda sobremesa con unas copas de pacharán La Navarra.

 

Un señor bocata

Hoy voy a hablaros de como hacer un buen bocata de chorizo, pero no el tipico bocadillo de chorizo revilla de patio de colegio.  Todos sabeis que un el éxito de un bocadillo depende en un 60% del pan, y en un 40% de lo que le pongas dentro.  Pues bien, este señor bocata lo hice con chapata hecha en casa como os comentaba el otro día en esta receta.  Estas son las fotos de los panes antes y despues de meterlos en el horno.

Para meter dentro del pan, elegí chorizo como os decía, pero no un chorizo cualquiera. En este caso son dos chorizos de casa, fritos, abiertos a la mitad. Estos chorizos los hacemos en casa desde hace muchas generaciones, con carnes seleccionadas del cerdo de casa. Son chorizos muy «carnudos» con casi nada de grasa, bastante picantes, y con un curado medio alto, tras un proceso de ahumado con ramallos de laurel.

En este caso, dejé reposar la chapata una hora tras sacarla del horno para que se asentara, la abrí a la mitad, y metí las cuatro mitades de chorizo dentro.  Me parece que sobran las palabras…

 

un-senor-bocata

 

 

Higos balsámicos.

En esta ocasión voy a explicar la manera de preparar una guarnición cuando menos diferente. Se trata de una reducción de higos secos y vinagre balsámico de Módena.

Los ingredientes son de lo más corriente y fáciles de conseguir. Necesitamos unos cuantos higos secos (de los que se comen en Navidad), vinagre de Módena, clavo y vainilla.

El proceso de preparación es rápido y sencillo. Ponemos los higos, enteros o en mitades, cubriendo el fondo de una sartén, y los cubrimos con el vinagre. Añadimos unos dientes de clavo y una ramita de canela, y ponemos todo a fuego lento.

higos-balsamicos

Cuando el vinagre comience a calentarse, irá soltando toda la acidez, por lo que recomiendo poner la campana extractora al máximo. Tras varios minutos en los que el vinagre está hirviendo y desprendiendo toda la acidez, comenzará a espesarse  y caramelizarse. Moveremos un poco los higos para     que se empapen bien dándole la vuelta si fuese necesario. El punto final de cocción se consigue cuando la el vinagre y los higos adquieren una textura similar a la de la miel.

Este acompañamiento es ideal para carnes asadas, especialmente de cerdo, e incluso piezas de caza o cortes de vacuno. Con foie seguro que también casa bien, y en general para acompañar todo aquello a lo que le queramos dar un toque agridulce especial.

Es posible que añadiendo ciruelas pasas u orejones, o incluso algún piñón, el resultado sea igual de bueno. O incluso probando a mezclar otros tipos de vinagres de calidad tipo el de Jerez. Todo será cuestión de probar e ir adaptando la receta a nuestro gusto

Postres típicos de Italia

Italia es un país con una gastronomía muy rica y variada, cuyas combinaciones de sabores son apreciadas en todo el mundo. No en vano es una de las cocinas más conocidas a nivel internacional. Vayas donde vayas, siempre encontrarás algún restaurante italiano en el que satisfacer tu curiosidad por sus platos con aroma a queso o albahaca, pero ningún lugar es mejor que la misma Italia…

Todo buen turista en Italia, además de comer en una trattoria y tomar alguna porción de pizza a taglio, debería también probar alguno de los postres típicos del país, que no son pocos.
El más popular de todos ellos, al menos fuera de sus fronteras, es el tiramisú. Existen numerosas recetas de este postre frío de origen moderno, pero normalmente siempre se elabora con bizcochos, huevos, queso fresco tipo Mascarpone, café y cacao. Algunos también le añaden licor.

La panna cotta, cuyo nombre significa en italiano “nata cocida” es otro postre italiano muy conocido. Es un dulce típico de la región del Piamonte que puede recordar al flan, pero su textura es en realidad más parecida a la de la gelatina y sabe mucho más a leche. Existen muchas variantes y a menudo se acompaña con mermelada de arándanos o frutos rojos.

El salame de cioccolato o salami de chocolate es otro postre muy popular en toda Italia, sobre todo entre los niños, que suelen tomarlo en la merienda o en la sobremesa de reuniones familiares. Aunque los mayores tampoco suelen despreciarlo…

Tampoco nos podemos olvidar de los helados. En Italia los helados artesanales son una especialidad y se consumen durante todo el año. Por eso en la mayoría de heladerías tienen una variedad increíble de sabores, con diferentes aromas y colores que tientan a cualquiera.

Por Navidad es muy típico el turrón, ligeramente diferente del que se elabora en España y el panettone o pan dulce. Originario de Milán, el panettone es un bollo tipo brioche con pasas y frutas confitadas que a día de hoy se consume a nivel internacional.

Son muchos más los postres típicos de Italia, pero estos son los más conocidos. ¿Cuál es vuestro favorito?

postres-italianos-tiramisu-bizcochos