TurÍsmo gastronómico, Restaurante, platos tipicos

La Sal Maldon.

Uno de los ingredientes que siempre tengo en la despensa es una cajita de Sal Maldon. Para mi es fundamental a la hora de comer carnes a la plancha o asados a la brasa, de hecho, no concibo comer un chuletón, solomillo o chuletas de cordero sin que esté sazonado con estas maravillosas escamitas blancas.

Desde que me independicé de mis padres (hace unos años ya) y empecé a buscarme la vida para subsistir y alimentarme decentemente esta sal forma parte fundamental en mi alacena de condimentos. La conocí como otros muchos ingredientes gracias a mi pareja, que llegó un día a casa con una cajita blanca de sal y me dijo, “échala hoy en la carne hoy ya verás…” Al principio me pareció una pasada por el precio, cerca de cinco euros el paquete de 250 grs, pero a la larga me parece hasta barato ya que cunde mucho y sobre todo… da un toque especial.

Es una sal muy pura, por lo que es mejor que se use en pequeñas cantidades para no estropear el plato y sobre todo, usarla en el momento del emplatado o justo al final de la cocción para que se mantengan las escamas y no se disuelvan ya que éstas son muy delicadas y si sazonamos antes de cocinar o a media cocción, perdería la gracia de las escamas.

Por ejemplo el fin de semana pasado preparé unos solomillos de ternera a la plancha con espárragos trigueros y pimientos asados como guarnición. El ingrediente común en todo fue la sal maldon. En el momento de emplatar el solomillo fue cuando sazoné con maldon, en cambio, para mi gusto en los espárragos el momento idóneo es un minutito antes de sacarlo de la plancha. Una vez que están repartidas las raciones de los ingredientes de lo que he cocinado en el momento, es cuando reparto los pimientos asados, que ya estaban hechos (condimentados unicamente con ajo y aceite de oliva) y les echo su ración de maldon. Al final todo queda cubierto por las escamitas de sal y tanto a la vista como al paladar notas el sabor y texturas de esta sal.

Otro truquito que me encantó cuando lo probé con sal maldon, que además es muy simple, consiste en  sazonar un poco un bloque de fuá mi cuit esta sal, añadiendo un poco de pimienta negra molida. El resultado es sencillamente espectacular.

sal-maldon

Como cascar un huevo de codorniz

Cascar un huevo de codorniz no es tan fácil como uno de gallina.

Su telilla interna es mucho mas dura y flexible y romperla es complicado.

Lo mejor es utilizar un cuchillo para cortar dicha telilla, bien golpeándolo con un cuchillo grande, o si no tenemos mucha experiencia con cuchillos, serrándolo con uno pequeño.

Si quieres ver como se hace te invito a que veas este video.

Dónde comer en Florencia

 

Por lo general, Florencia es una ciudad en la que se come bien. La gastronomía italiana es muy rica en sabores y en la capital de la Toscana hay muchos restaurantes entre los que elegir.

Una buena opción para  llenar el estómago por poco dinero es hacerlo en el mercado de San Lorenzo o en alguno de los establecimientos de “pizza a taglio” (pizza al corte) que hay repartidos por toda la ciudad. En cuanto a trattorias y restaurantes, estos son algunos de nuestros favoritos para comer en Florencia:

La Madia (Via del Giglio, 14) – Un encantador restaurante en la zona de Santa Maria Novella, en el que se pueden probar platos típicos de la gastronomía italiana en un ambiente acogedor.

Trattoria ZaZa (Piazza del Mercato Centrale, 26) – Un establecimiento en el que comer platos de elaboración casera que cuenta con una terraza en la que es muy agradable comer en verano.

Toscano (Via Guelfa, 70) – Una trattoria situada en el centro histórico de la ciudad, con una decoración ecléctica y un menú variado en el que destacan sus carnes.

Cibreo (Via a. del verrocchio, 8R) – Un restaurante en Florencia en el que no se sirven platos de pasta, pero en el que podrás probar todas las otras especialidades de esta variada gastronomía.

Golden View Open Bar (Via dè Bardi, 58R) – En Oltrarno, junto al Ponte Vecchio, ofrece unas vistas estupendas del puente. Algunas noches organizan conciertos de jazz.

 

Enoteca Pinchiorri (Via Ghibellina, 87) – Probablemente este sea uno de los restaurantes más distinguidos y más caros de Florencia. Si queréis daros  un capricho, está considerado uno de los mejores restaurantes de Italia.

 

Entre las especialidades típicas de la región que deberías probar durante tu viaje a Florencia están: los “crespelle alla fiorentina” que son canelones rellenos de espinacas y queso ricota, el  “risotto ai carcioffi”, el “osobucco alla fiorentina” que se sirve con espinacas o el “fegatto alla fiorentina” que es el hígado de ternera preparado con ajo y hojas de salvia. ¡Buen provecho!

Garbanzos con chorizo Pim Pam

La receta que voy a comentar a continuación es perfecta, y una de mis favoritas, para esos días en que llegas a casa de trabajar, con hambre, y lo que menos te apetece es ponerte a cocinar “en serio”.  Solamente se necesitan tres ingredientes y apenas cinco minutos, y creedme que con solo esto, se consigue un plato digno de las mejores mesas.

garbanzos-con-chorizo

Vamos al tema:
Lo primero es poner al fuego una sartén con un chorrito de aceite de oliva, al que añadiremos cuando esté caliente unas rodajas de chorizo.  Al dorarse estas, la añadiremos unos garbanzos de bote bien escurridos, que saltearemos hasta que están bien calientes.  Luego, y en la misma sartén, freímos unos huevos “de casa”,  a ser posible, que pondremos sobre los garbanzos con el chorizo.
Si estos tres ingredientes los acompañamos de un trozo de pan y un vaso de vino…  maná!!

Lapas, artículo de lujo

Por muy acostumbrados que estemos a ver las lapas pegadas a las piedras en nuestras costas, estos animales son un verdadero artículo de lujo gastronómico en otros lugares. Sin ir más lejos, en 2007 durante una temporada que pasé en las Azores comprobé de primera mano que las piedras estaban peladas. Además, en más de una ocasión en la Isla de Pico yendo por la carretera me encontré a la policía parando coches para revisarlos en busca de lapas, como si fueran percebes en Galicia.

Aprovechando la visita de mis primos que vinieron a conocer la Isla de San Miguel, paramos en un bar en el pueblo de Mosteiros, en la punta oeste de la Isla, y tomamos una ración de lapas. Las hacen a la plancha con mantequilla, zumo de limón, ajo y sal (estilo de Azores) y no son muy baratas. Se ponen boca arriba en la plancha, y cuando empiezan a soltarse de la concha, ya van estando.

De sabor no estaban mal, pero bueno, tampoco son centolla. Con la variedad de mariscos de Galicia, me parece normal que aún no se exploten por aquí. Los mejillones a mi particularmente me gustan más. El caso es que la tradición de comer lapas en Azores y en otros sitios como en Canarias, las está poniendo en peligro de desaparecer para siempre.

Y otra cosa que llama la atención, es que las pocas que hay son muy pequeñas. Es decir, que si ven lo que hay por aquí caen para atrás. El animal más parecido que comemos por aquí es la peneira o oreja de mar, aunque cada vez hay menos. Pero el sabor sería bastante parecido al de la lapa. Para acompañar, una cerveza portuguesa suave estilo Sagres o Super Bock le va al pelo.

lapas

TACU TACU a la española.

El tacu tacu es un plato de la cocina criolla peruana, principalmente se elaboraba por los esclavos, y es por este motivo que es un plato sencillo que se elabora con ingredientes baratos y muy nutritivos. Es por su origen, que en casi toda latinoamérica hay variantes o platos muy similares.

Es un plato consistente y sencillo de elaborar, en su receta original, o al menos como hemos podido degustarlo en su origen, se elabora con fríjoles y arroz mezclados entre si, y a su vez salteados con cebolla y ají amarillo. Por lo general suele usarse como guarnición, acompañando normalmente a filetes empanados, milanesas de pollo, huevo frito con plátano o un guiso de marisco con salsa (Un día hablaremos de este guiso -chupe de camarones- y trataremos de recrearlo). Podemos decir que el tacu-tacu es la versión criolla de nuestra ropavieja.

Hecha la presentación, vamos a hacer nuestra propia versión de la receta, la cual os recomiendo que tratéis de hacer, ya que es un plato sencillo, barato y que para los fríos del invierno va muy bien.

tacu-tacu

Lo primero es citar los ingredientes que necesitaremos:

1/2 vaso de Garbanzos de Pedrosillano, son unos garbanzos pequeños de tamaño y con una piel muy fina, que normalmente no se suele separar después de cocerlo.
1/2 vaso de arroz. Da igual el tipo, yo en casa siempre tengo arroz bomba, por tanto será el que usaré.
Tres o cuatro dientes de ajo.
Chalota o Cebolla (también podemos usar puerro y cebolla).
Pimiento Amarillo (si no tenemos o no lo encontramos usaremos pimiento verde)
Aceite de oliva.
Una hoja de Laurel.
Cominos
Guindilla o cayena (sólo si toleramos el picante).

Como veis son ingredientes muy baratos que normalmente tenemos en nuestras despensas, por tanto es te “tacu-tacu a nuestro estilo” puede ser un buen aliado en tiempos de crisis. Lo primero que haremos será cocer los garbanzos en agua con sal y un poco de comino molido. Yo uso directamente una olla express convencional, en cuarenta y cinco minutos tendremos los garbanzos cocidos.

A su vez tenemos que cocer también el arroz pero por otro lado, en el agua echaremos un chorrito de aceite de oliva, un diente de ajo entero una hoja de laurel y sal, esta es la manera en la que he visto a mi padre siempre hervir el arroz, no se si es la correcta pero por costumbre lo preparo así siempre.

Una vez tenemos el arroz y los garbanzos listos, habiendo retirado el ajo y el laurel los mezclamos entre si (si es en caliente será mas sencillo) y los aplastamos un poco con una cuchara de madera, no trataremos de hacer una masa uniforme, al menos a mi me gusta que la textura quede un poco irregular, es decir, que haya garbanzos y granos de arroz enteros. Reservamos la mezcla de ambos.

En una sartén con aceite pondremos a dorar dos dientes de ajo y la cayena o guindilla. Cuando el ajo esté dorado y sin que llegue a quemarse, echaremos la cebolla o chalota (y el puerro si es que lo queremos usar) cortado en juliana. A medida que se vaya “pochando” incorporamos el pimiento amarillo también cortado muy fino. Cuando veamos que tenemos la cebolla y el pimiento al punto, incorporaremos la mezcla de garbanzo y arroz y mezclaremos todo bien durante unos minutos, aplastando y removiendo para que se mezclen todos los ingredientes.

Retiramos a un plato, solo nos queda un último paso, darle forma as nuestra guarnición y que nos quede tostada por fuera. Con dos cucharas haremos porciones como si fuésemos ha hacer croquetas, podemos amasar como queramos, pero ese tamaño para mi gusto es ideal, porque en función del plato principal al que vaya acompañar podremos poner una porción, dos o mas. En la misma sartén pero esta vez a fuego fuerte, pondremos una cucharita de aceite, e incorporaremos nuestras porciones de tacu tacu de garbanzos a fin que se dore bien y quede un poco crujiente. Cuando veamos que queda una capa dorada… lo tendremos listo.

Solo nos falta pensar qué queremos que sea el acompañante de esta deliciosa y nutritiva  guarnición… desde un par de huevos fritos a estofado de carne, todo vale.

Los mejores vinos del mundo ¿lo son?

Primero vamos a distinguir entre los vinos más caros del mundo y los vinos mejores del mundo, que no es lo mismo.

Los más caros no tienen que ser lo mejores ya que el Château Lafite de 1787, adquirida por Thomas jefferson que costo nada más que 160.000 dólares tiene que estar intragable. Pero su precio no lo alcanza el contenido, sino la historia y el glamour que lo envuelven. Es un arte extraño inmortalizado sobre lo que pudo haber algún día en su interior.
Y que de decir del Screaming Eagle Cabernet 1992 que un comprador adquirió por 63.000 dólares. Menos mal que la botella era de 6 litros que suponemos este si estará bueno. Pero ¿quien lo sabrá.?

los-mejores-vinos-del-mundo

Tirando a precios mas razonables nos encontramos con vinos franceses como Petrus de la región vitinícola de Pomerol dentro de Burdeos que ronda los 2.000 euros. Pocos tienen la suerte de probar. Auque si eres Rober Parker lo harás gratis.
Y españoles como Pingus o Vega Sicilia otros míticos, no al alcance de todos los bolsillos.  Los mas económicos rondan los 120 euros y los más caros son muy caros.
Pero estos vinos son los mejores del mundo?
Para un grupo de gente si, pero esto no significa que lo sean.
Por que en ocasiones nos encontramos con ciertas campañas de marketing  en la que se  invierte un dinero en una marca, y se consigue tratos con ciertos críticos. Esto puede conseguir que un vino bueno se convierta en uno de los mejores vinos del mundo. Pero por lo menos la coherencia prima en todo este tema y por mucho dinero que inviertas en un vino, si este no es de calidad, no creo que consiga engañar a nadie.
Luego existen los golpes de «Suerte» o no,  como el que tuvo la bodega Rua un vino de mesa gallego al que Robert Parker otorgo 90 puntos. Un vino de 1,50 euros que siempre utilice para la comida. Pero tranquilos no me he vuelto loco y sigo utilizándolo para lo mismo. Esta bodega acumula mas de 400.000 pedidos para este año. Espero que los que lo reciban no se sientan defraudados. Sin ánimo de crear polémica espero que se me entienda, no estoy despreciando el vino, simplemente estoy intentando explicar que varemos en ocasiones absurdos hacen destacar a un vino.
Resumiendo un buen vino podrá ser uno de los mejores vinos del mundo o no. Todo depende de muchos factores. Pero un buen vino lo será siempre aunque no consiga el titulo de uno de los mejores vinos del mundo.

Blog de gastronomia y cocina vinoycocina.es

Vino y cocina pretende ser un blog de gastronómia, donde un grupo de amigos hablarán de vino, cerveza, licores, recetas, gastronomía, turismo gastronómico, y quizá algo más, en el que te recomendaremos algún vino, te ofreceremos, alguna receta y te hablaremos de viajar sobre todo para comer y beber.

Entre nuestras virtudes y aficiones, además de comer y beber somos expertos en hacer todo tipo de  pan y bollería en horno de leña, hacemos vino desde hace más de 40 años, Nuestros asados se huelen a kilómetros y nuestra cerveza de cosecha propia cada año mejora.

Si os dais un paseo por aquí, os explicaremos como hacemos todo esto y algo mas.

Un grupo de amigos que te hablaran, de turismo, gastronomía y quizá algo más, en el que te recomendaremos algún vino, te ofreceremos alguna receta y te hablaremos de viajar sobre todo para comer y beber.