Si estás empezando a hacer tus propios panes en casa, te interesará conocer estos trucos y consejos:

1- Sabrás que el pan está listo cuando al golpearlo con los nudillos por abajo, suene a hueco.

2- Si amasar te cansa, prueba de esta manera: amasa 30 segundos, y deja reposar el pan 5 minutos. Repite el proceso. A la tercera vez, cuando vayas a amasar parecerá que alguien ha amasado por ti. Recuerda: el reposo amasa.

3- Cuando mezcles los ingredientes, deja el agua para el final, y vete añadiéndola a medida que la masa te la pida. Es decir, corrije siempre con agua y nunca con harina, porque la harina de más que añadas quedará en exceso en relación a la levadura y la sal.

4- Amasa sobre la encimera limpia o una tabla de amasar, sin harina. Como mucho, moja las manos o úntalas de aceite. Al poco de amasar, verás que ya no se pega. Y habrás conseguido no llenar toda la cocina de harina.

5- Cuando metas en pan en el horno, durante los primeros 15 minutos de cocción pulverizalo regularmente (cada 4-5 minutos) con agua. Los panes crecen durante ese período de tiempo y a partir de ahi dejan de crecer y se cuecen.  Al crear humedad, se favorece que el pan crezca mucho más ya que la corteza tardará más en consolidarse y volverse rígida.

6- Otra opción es calentar el horno con una fuente metálica en su base, cuando metas el pan, echa agua sobre la fuente para crear un golpe de vapor. ¡Tu pan será diferente de todos los demás!

trucos-de-panadero-casero

0/5 (0 Reviews)