En estos momentos es temporada de hacer el aguardiente con los restos del bagazo de este año y charlando con unos amigos, al rededor de la pota de destilación, me di cuenta que con las mismas uvas, se puede hacer diferentes tipos de vino.

 

Esto ya lo sabía y lo he probado en alguna ocasión, pero ahora quiero contároslo a vosotros.

Vamos a tomar como base una uva muy típica de nuestra zona qué es la llamada catalán blanca. Tradicionalmente en nuestra zona se pisa la uva y se deja fermentar, más o menos una semana, luego se quita el vino del fondo y posteriormente se prensa el resto de uvas o bagazo. Esto nos da un vino con un color amarillo paja, un poco turbio y con alta acidez.

 

Una de las variantes para conseguir un vino mejor.

Una de las variantes de este método tradicional es simplemente extraer el vino de la barrica después de su fermentación, pero no pisar el resto del bagazo y desecharlo para aguardiente. Con esto conseguimos quitar un poco de turbidez, mal color y también acidez, a estas uvas de escaso valor. El bagazo contiene poco zumo y lo que aporta al exprimirlo es mas color y acidez. Desecharlo no es un desperdicio ya que luego ese mismo bagazo, al tener más liquido y alcohol nos hará un aguardiente mejor.

 

La mejor variante sin duda con las mismas uvas.

Ya hace tiempo que la gente en mi Pueblo investiga sobre nuevas fórmulas y nuevas técnicas, para conseguir un vino más atractivo a la vista, al paladar y conseguir aprender las diferencias. Esta nueva fórmula consiste en prensar la uva el mismo día que se recoge y el vino que se extrae directamente a los barriles dónde hierve (fermenta). Con esta receta conseguimos un vino con un color amarillo claro, limpio y transparente. Al no estar fermentando ni con la piel ni con el cangallo (esto es el palo de los racimos de uvas y en estos momentos no recuerdo cómo se llama en castellano)

 

Existen más variantes para conseguir un buen vino, pero con pequeños matices.

Cada cosechero, tiene sus pequeños trucos y variantes, a la hora de hacer el vino y esto hace que no todos saben igual, como por ejemplo quitar todas las uvas del racimo para evitar que el cangallo  (me he ido a Internet y su traducción es raspón) antes de entrar en la barrica de fermentación, con el fin de evitar traspasar materias astringentes al vino. Esto es una buena solución, para la opción de fermentar las uvas en un barril. Recordemos que en nuestra tierra los pequeños bodegueros no disponen de despalilladoras y normalmente este trabajo se hace a mano, o no se hace también es muy común pisar las uvas con el cangallo o raspón)

 

Después de muchas discusiones, se comenta al rededor de la pota del aguardiente que esta opción es inapreciable o una perdida de tiempo, en la variante de pisar y extraer el zumo de las uvas para la barrica directamente.

 

Como veis estas son diferentes formas de conseguir diferentes vinos con la misma uva y sobretodo de un tipo de uva, que no posee una excelente calidad, como es la catalana blanca.

0/5 (0 Reviews)