Un buen vino es producto de haber tomado en cuenta todos los detalles, en cada uno de los procedimientos y de la gestión apropiada de la calidad de la elaboración del vino.

 

La gestión

Si bien es importante tomar en cuenta la vid, su fruto que es la uva, sea que quieras consumirla directamente, así como en el caso de que la estés seleccionando para fabricar vino, es conveniente tomar en cuenta las distintas fases por las que pasa un viñedo a lo largo del año y cómo se desarrollan y crecen órganos, tanto los que forman parte de la vid, como los elementos que están en el ambiente, producto de los cambios del clima y la cultura que es propia del lugar.

Desde el suelo en que está sembrada la vid, las condiciones y los minerales que están en ese suelo, el rango de temperaturas al que está sujeto esa vid, la humedad que suele mantenerse en el ambiente en el desarrollo de la maduración de la uva, el riego, todo esto es importante en el crecimiento y el desarrollo de las uvas para elaborar un vino de calidad.

El oxígeno

Uno de los puntos importantes a tener en cuenta para la elaboración de vinos de calidad, es darle importancia a una gestión integrada, de hecho uno de los aspectos que debe cuidarse en el desarrollo de esta última, es la gestión de oxígeno en la bodega, porque es la manera de garantizar que habrá condiciones óptimas para mantener los vinos hasta el momento en que serán embotellados, así como todo lo relacionado con la distribución, el transporte y el proceso mediante el cual se pone a disposición de los clientes, que guarda relación con las condiciones climáticas externas que suelen ser muy variadas.

Cuidar el detalle de los efectos del oxígeno, es importante, porque esto incide directamente sobre la calidad y potenciar así, los atributos del vino, es por esto que tener el debido cuidado con la cantidad de oxígeno del que se requiere, partiendo de la elaboración de cada tipo de vino que se quiere obtener, así como partiendo de la etapa en que se esté, del proceso de vinificación, es fundamental, de ahí que es un reto importantísimo para la enología, actualmente y es preciso tomar en cuenta los protocolos referidos a la gestión de oxígeno por etapa de vinificación, por variedad de uva y por tipo de vino.

 

El olor y el color

Dentro de los procesos que forman parte de la elaboración, así como lo referido a la dirección y gestión de las bodegas en las cuales reposan, durante años, frutos de la vid, es preciso llevar a cabo las estrategias que sean rentables y que al mismo tiempo, estén orientadas a optimizar la calidad aromática de los vinos, sin perder de vista que pueda tomarse en cuenta el periodo óptimo para consumir cada tipo de vino (blanco y tinto) y las distintas uvas que se usan y son ideales para cada ocasión, como Tempranillo, Verdejo, Cabernet Sauvignon, Sauvignon Blanc, Airén y Albariño

5/5 (1 Review)