Uno de los platos que me siempre me ha gustado degustar en cada uno de los viajes que he tenido que hacer a la capital del Peru, ha sido el pulpo a la oliva. Yo estoy acostumbrado a comer el pulpo a feira o en salpicón, así que la forma de comerlo en el país andino siempre me ha resultado cuanto menos novedosa.

Se trata de un plato muy sencillo, la complicación, al menos para mi está en cocer correctamente el pulpo, por eso este apartado lo encontraréis en el artículo que nos ofreció nuestro compañero Alberto y que encontraréis AQUÍ

Una vez tenemos el pulpo cocido (aproximadamente de 1,5 kilos) prepararemos todos los ingredientes:

Cebolla
Aceitunas negras deshuesadas
Huevo, aceite, zumo de limón o vinagre.
Apio
Sal y pimienta.

pulpo-a-la-oliva

Como podéis ver los ingredientes son muy sencillos de encontrar, por lo que recrear este plato no nos dará ningún tipo de complicación.

Manos a la obra!! Lo primero es dejar enfriar el pulpo, lavarlo y quitarle la piel. Una vez está limpio lo cortaremos en rodajas finas para depositarlas en un cuenco hondo. Añadiremos media cebolla cortada en juliana (a mi me gusta usar la cebolla morada por el aspecto visual que nos dará), un poco de apio picado muy fino, un chorro de vinagre y un par de cucharadas de zumo de limón. Salpimentamos la  mezcla y removemos bien para que se mezclen todos los ingredientes. Ya tenemos lista la base del plato.

El segundo paso de esta sencilla elaboración es hacer una mayonesa, para ello ponemos en un vaso de batidora un huevo, un poco de zumo de limón (o vinagre según el gusto) y un poco de sal. Iremos batiendo de forma constante hasta que se mezcle todo y acto seguido iremos echando aceite de oliva poco a poco, hasta que la salsa vaya espesando. Añadiremos aceite a nuestro gusto, yo particularmente prefiero que no quede demasiado espesa para esta receta.

Retiramos nuestra salsa, y sin necesidad de limpiar el recipiente ni la batidora echamos unas cuantas aceitunas negras (al menos unas quince) con el fin de batirlas. Cuando tengamos una pasta de aceituna la mezclaremos bien con la mayonesa, hasta que tengamos un color y textura uniforme. El tono ha de ser un lila o morado suave.

Retiraremos todo el líquido que pueda tener el pulpo (principalmente vinagre) y mezclaremos los ingredientes con la salsa de mayonesa y aceitunas removiendo hasta que esté bien repartido.

Ya solo nos queda servir,  y para ello, espolvorearemos un poco de perejil picado o cebollino por encima, para que tenga algo mas de color.

Es un plato sencillo, si no nos atrevemos a cocer el pulpo, podemos comprar una pata cocida, se comercializan algunas de gran calidad.

Este plato va muy bien con algún vino blanco de rueda o un buen albariño, también con alguna cerveza rubia suave tipo bud, coronita, fosters, etc.