Hace unos días un amigo me pregunto si conocía el vino azul y le dije que no. Comentamos ciertas cosas del tema sin conocerlo y por supuesto no creíamos en un producto tan puro como la uva al que se le añade un colorante simplemente por razones de marketing. A veces me cansan estas extrañas novedades que no tienen nada que ver con el vino nada más que darle un poco de empujón y visibilidad a una marca que en ocasiones es muy mala.

Mi sorpresa llego cuando me senté delante del ordenador y lo primero que hice fue investigar el producto y descubrir que de colorantes nada. Según parece el color es totalmente natural, lo aportan unos pigmentos presentes en el hollejo de la uva. Según parece este color se debe a la antocianina, un pigmento natural con propiedades antioxidantes, como las de los arándanos, moras y ciertas frutas rojas, sin olvidarnos de la misma uva tinta. Al descubrir esto me relaje un poco y e investigue un poco más.

Seguí sorprendiéndome cuando descubrí que ya existen varias bodegas que producen este vino, de diferentes intensidades de color azul, incluso al y estoy decido a probarlo.

 

Dentro de las marcas que he visto en Internet me llamó la atención entre otras POSTUREO WINES y os los explico. El vino azul que elabora esta bodega es de la zona de Jumilla y yo tengo una relación especial con esa D.O. ya que gracias a Juan Gil aprendí mucho de vino y sobre todo de añadas.

Encargue tres botellas para estas navidades, según la nota de cata es innovador y diferente, rebelde y pasional (no conocía estas notas, pero me llaman la atención), notas de mango, melocotón y manzana.
Este vino azul esta elaborado con Chardonnay 100% y nos cuentan que es ideal para el acompañamiento de pescados, pasta, arroz y mariscos.

Eso si lo pondré en mi mesa el día de navidad, para POSTUREAR y contar la historia del vino azul. Sólo espero que esté bueno y realmente también me sorprenda su sabor.

Prometo nuevo artículo, incluso es posible con vídeo presentándolo y comentando que nos parece.