El tacu tacu es un plato de la cocina criolla peruana, principalmente se elaboraba por los esclavos, y es por este motivo que es un plato sencillo que se elabora con ingredientes baratos y muy nutritivos. Es por su origen, que en casi toda latinoamérica hay variantes o platos muy similares.

Es un plato consistente y sencillo de elaborar, en su receta original, o al menos como hemos podido degustarlo en su origen, se elabora con fríjoles y arroz mezclados entre si, y a su vez salteados con cebolla y ají amarillo. Por lo general suele usarse como guarnición, acompañando normalmente a filetes empanados, milanesas de pollo, huevo frito con plátano o un guiso de marisco con salsa (Un día hablaremos de este guiso -chupe de camarones- y trataremos de recrearlo). Podemos decir que el tacu-tacu es la versión criolla de nuestra ropavieja.

Hecha la presentación, vamos a hacer nuestra propia versión de la receta, la cual os recomiendo que tratéis de hacer, ya que es un plato sencillo, barato y que para los fríos del invierno va muy bien.

tacu-tacu

Lo primero es citar los ingredientes que necesitaremos:

1/2 vaso de Garbanzos de Pedrosillano, son unos garbanzos pequeños de tamaño y con una piel muy fina, que normalmente no se suele separar después de cocerlo.
1/2 vaso de arroz. Da igual el tipo, yo en casa siempre tengo arroz bomba, por tanto será el que usaré.
Tres o cuatro dientes de ajo.
Chalota o Cebolla (también podemos usar puerro y cebolla).
Pimiento Amarillo (si no tenemos o no lo encontramos usaremos pimiento verde)
Aceite de oliva.
Una hoja de Laurel.
Cominos
Guindilla o cayena (sólo si toleramos el picante).

Como veis son ingredientes muy baratos que normalmente tenemos en nuestras despensas, por tanto es te “tacu-tacu a nuestro estilo” puede ser un buen aliado en tiempos de crisis. Lo primero que haremos será cocer los garbanzos en agua con sal y un poco de comino molido. Yo uso directamente una olla express convencional, en cuarenta y cinco minutos tendremos los garbanzos cocidos.

A su vez tenemos que cocer también el arroz pero por otro lado, en el agua echaremos un chorrito de aceite de oliva, un diente de ajo entero una hoja de laurel y sal, esta es la manera en la que he visto a mi padre siempre hervir el arroz, no se si es la correcta pero por costumbre lo preparo así siempre.

Una vez tenemos el arroz y los garbanzos listos, habiendo retirado el ajo y el laurel los mezclamos entre si (si es en caliente será mas sencillo) y los aplastamos un poco con una cuchara de madera, no trataremos de hacer una masa uniforme, al menos a mi me gusta que la textura quede un poco irregular, es decir, que haya garbanzos y granos de arroz enteros. Reservamos la mezcla de ambos.

En una sartén con aceite pondremos a dorar dos dientes de ajo y la cayena o guindilla. Cuando el ajo esté dorado y sin que llegue a quemarse, echaremos la cebolla o chalota (y el puerro si es que lo queremos usar) cortado en juliana. A medida que se vaya “pochando” incorporamos el pimiento amarillo también cortado muy fino. Cuando veamos que tenemos la cebolla y el pimiento al punto, incorporaremos la mezcla de garbanzo y arroz y mezclaremos todo bien durante unos minutos, aplastando y removiendo para que se mezclen todos los ingredientes.

Retiramos a un plato, solo nos queda un último paso, darle forma as nuestra guarnición y que nos quede tostada por fuera. Con dos cucharas haremos porciones como si fuésemos ha hacer croquetas, podemos amasar como queramos, pero ese tamaño para mi gusto es ideal, porque en función del plato principal al que vaya acompañar podremos poner una porción, dos o mas. En la misma sartén pero esta vez a fuego fuerte, pondremos una cucharita de aceite, e incorporaremos nuestras porciones de tacu tacu de garbanzos a fin que se dore bien y quede un poco crujiente. Cuando veamos que queda una capa dorada… lo tendremos listo.

Solo nos falta pensar qué queremos que sea el acompañante de esta deliciosa y nutritiva  guarnición… desde un par de huevos fritos a estofado de carne, todo vale.

0/5 (0 Reviews)