Ya tengo casi 50 años y cuando tenia 8, mi madre decidió comprar una licuadora. La verdad es que mi hermano y yo estábamos flipando. Nos preguntábamos que como sería nuestra vida tomando zumos de todo tipo, zanahoria, fresas, piña, plátano. PLATANOOOOOO. no se podía hacer zumo de plátano, ¿pero que licuadora era esta? mi fruta favorita no la podía exprimir. La verdad el día que llegó aquella máquina a nuestra casa fue un día maravilloso para nosotros, no tanto para nuestros vecinos por que el ruido era insoportable. Y que os voy a contar de la limpieza de la misma. Pasabas más tiempo limpiando cacharros que haciendo, tomando y preparando el zumo. Bueno eso ya es cosas del pasado y lo bueno de esta antigualla es que hacia zumos de fruta y verduras natural y los niños lo tomábamos en nuestras meriendas.

También recuerdo que la misma señora que nos vendió la licuadora, nos hizo unas demostraciones de una picadora de estas que se le da con la palma y chaca, chaca, chaca y de un súper maravilloso robot de cocina. Un procesador de alimentos espectacular que cocinaba por ti. Tu sólo tenias que ir a las compras le dejabas la compra en la nevera y el se encargaba de coger todo de la nevera, especias de la alacena, sal debajo del fregadero y te preparaba la comida rica y con fundamento. Bueno eso era lo que pensaba yo, cuando mi madre le dijo a mi padre, que iba a comprar un robot de cocina y que le iba a ayudar mucho en sus tareas. Al final no tenia ojos, ni manos y lo peor, seguro que conmigo, no podía jugar.

 

Uno de los elementos que no deben faltar en nuestra cocina es una licuadora.

Cada vez esta más claro que las frutas, verduras y hortalizas no pueden faltar en nuestra dieta. Pero como todos sabemos no es fácil comer 4 piezas de fruta diarias ni las verduras y hortalizas recomendadas. Por eso os aconsejo que una parte de estas frutas y verduras, las toméis en forma de zumo. De esta forma es más sencillo de tomar sobre todo para los niños. Estos zumos aceptan prácticamente todo. Con una buena base de naranja puedes echarle lo que quieras. Animaros a hacer zumos si no sois muy amantes de la fruta y verduras.

Otro de las máquinas que no deben faltar en nuestra cocina es un robot de cocina.

Seguimos hablando de aparatos para la cocina y no de recetas, pero los utensilios para cocinar son tan importantes como lo que comemos. El trabajo, los niños, el día a día en ocasiones no nos permite cocinar con calma como nos gustaría. Pero no podemos descuidar nuestra alimentación, por eso creo que la solución es un buen robot de cocina, que nos ofrece comodidad y solución a la hora de hacer la comida por la semana. Un buen robot programable, nos hará la comida y la mantendrá en su punto en el momento que lleguemos del trabajo. Existen miles de recetas para estos robots y los resultados son excelentes.

Así que ya sabéis si no tenéis estos aparatos en la cocina es el momento de hacer la carta para los reyes.