TurÍsmo gastronómico, Restaurante, platos tipicos

Vinos tintos y blancos de Galicia en el top mundial

Que el vino de Galicia sea una de las fortalezas de esta región de España, es algo que no debe sorprenderte si has tenido la oportunidad de disfrutar de sus paisajes y sus sitios turísticos, es que la buena uva, la fermentación con todo el tiempo que requiere y su estabilización en los depósitos que le hacen desprender ese aroma tan característico, así como el color tan particular que ofrece y que hace de tus momentos especiales, algo inolvidable, no puede pasar desapercibido. En Vino y Cocina, te ofrecemos las mejores opciones para que tus veladas y cada uno de los momentos que tengas frente a ti, alguno de estos vinos, sean experiencias inolvidables.

 

vinos tintos gallegos

Los vinos tintos gallegos eran unos grandes desconocidos.

Galicia hace muchos años que es reconocida por sus vinos blancos. Pero ahora también comienza a serlo por sus vinos tintos gallegos, ya que empiezan a surgir trabajos muy elaborados, con diferentes castas autóctonas y cultivadas en diferentes zonas, con las que se consigue ampliar, pulir y mejorar las características de estos vinos.

Una de las uvas más conocidas con la que elaboramos nuestros vinos es la Mencía. Esta uva con intensos aromas a frutas rojas, negras y azules es ideal para elaborar vinos afrutados, aromáticos y de color intenso. Son famosos los vinos de la Ribeira Sacra donde los romanos ya plantaban en bancadas estas uvas para confeccionar sus vinos. Vinos como: Barbadelo, El Prohibido, Finca cuarta, Lagariza, son vinos elaborados en esta zona con la variedad Mencía principalmente. Cuentan con un toque especial a pesar de su elaboración tradicional. Los vinos de esta zona suelen ser un poco más dulces que los vinos de la misma variedad de uva plantada en Monterrey. De hecho, el espíritu de la DO Ribeira Sacra está presente en todos ellos. Hablamos de vinos reconocibles por sí mismos, que nos aportan aromas limpios a frutas rojas, una acidez equilibrada y finales persistentes.  Vinos ideales para maridar con carnes rojas,  piezas de caza, embutidos.

Como hemos comentado antes, esta misma uva además de en Valdeorras y Ribeira Sacra se planta en la comarca de Monterrei, un lugar con suelos pizarrosos, muy seco en verano y frío en invierno, donde los vinos elaborados con esta uva, crean un carácter especial y diferente.  Vinos que aguantan muy bien una crianza o reserva y cuentan con un equilibrio perfecto entre alcohol acidez y persistencia.  Entre ellos nos encontramos con vinos como Alma de Autor. Un vino con crianza, elaborado con Mencía y Arauxa. Fresco y afrutado, intenso en nariz y con un color cereza oscuro que lo hace muy atractivo visualmente.

Atrévete a probar estos vinos, cada vez se encuentran con más facilidad. Y si no quieres salir de casa puedes entrar en páginas online como Distribuciones Carreiras que son especialistas en este tipo de vino tan peculiar y atractivo.

 

Y como blancos os contamos algo de los albariños nuestro mejor tesoro 

Los vinos albariños son el resultado de combinar semillas que en la antigüedad fueron llevadas de sitios más orientales, como Grecia y Roma, a Galicia. Una vez sembradas las nuevas cepas en las tierras gallegas, se hibridaron con las locales aumentando considerablemente la producción. 

Pero, sobre todo, dando lugar a un tipo de uva única en su especie. Con un sabor nuevo, original y salvaje gracias al origen silvestre de las nuevas vides.  

La uva albariño es un producto que destaca por su acidez natural y por su potencial de aromas, lo que la convierte en ideal para la generación de vinos blancos y jóvenes. Esta variedad de uva gallega, más concretamente de Pontevedra, también se utiliza para la elaboración de vinos blancos con crianza, de barrica e incluso vinos de crianza sobre lías.

La gama de colores de los vinos albariño va desde los tonos verdosos hasta los dorados más brillantes. Cuentan con una personalidad aromática muy atractiva y afrutada. Con grandes recuerdos a frutas tropicales, como maracuyá, piña o lichi combinados con toques cítricos para conseguir un vino equilibrado, con toques dulces, pero sin empalagar ni incomodar a los paladares más exigentes.

En el caso de los vinos albariños, los colores que se logran varían entre reflejos verdosos hasta llegar a tonos con detalles dorados. El aroma es indiscutiblemente atractivo

Esta variedad de vino blanco es una de las joyas vinícolas más importantes de Galicia, que además cuenta con el reconocimiento internacional de grandes expertos y consumidores. Dándole el valor que se merece en los mercados mundiales de vino.

 

plato tipico de pontevedra

Recetas de caballa guisada. Plato típico de Marín.

Muchos dirán que la caballa guisada no es un plato típico de Marín y otros dirán, que lo es sólo de Pontevedra. Lo que está claro, es que el guiso de caballa, que es una de las mejores recetas con caballa, se come en mi familia y en la mayoría de las familias que viven en los pueblecitos de pescadores cercanos a la costa, como Aguete, Loira, Beluso, etc.
La caballa o rincha es un pescado azul, muy abundante en nuestras rías durante todo el año. En verano persigue los bancos de bolos cerca de la superficie y en inverno se encuentra más a fondo. Es fácil de pescar ya que es un animal voraz. Yo las tengo pescado con los anzuelos limpios sin ningún tipo de carnada.
Realmente a los pescadores deportivos desde hace unos años por problemas burocráticos o por leyes absurdas o por una pésima organización y gestión de la Xunta, nos está prohibido pescarla, pero bueno digamos que estas la he comprado en la plaza de Bueu, que es el mejor sitio para comprar pescado de todo el morrazo

Ingredientes de la receta de caballa guisada para 3 personas

5 caballas grandes
1 pimiento rojo
1 pimiento verde
1 cebolla grande
medio kilo de patatas
4 tomates maduros
1 chorritin de vino blanco
Aceite de oliva virgen
Sal
una cucharadita de pimentón de la vera picante o dulce al gusto (últimamente estoy enganchado a Robin Food y me gusta su forma de explicar las recetas ya que las deja siempre abiertas a otras posibilidades a gustos personales, por eso si os gusta el picante, sólo picante y si no, dulce o mitad y mitad.)
Preparación.

se pone en la base una buen chorro de aceite de oliva virgen, se le añade el pimentón y se pone a fuego lento, posteriormente se le añade la cebolla cortada en rodajas y el pimiento, cortado con la mano. Se pocha un poco y se le añade  las patatas cortadas en rodajas y por encima los tomates cortados en dos trozos. Se echa un chorrito de vino blanco y medio vasito de agua que no llegue a cubrir las patatas, se tapa y se cuece todo a fuego lento.

guiso de caballa
esta es la caballa «areada»

Cuando las patatas estén a media cocción se le echa la caballa cortada en toros y previamente areada (areada significa que una vez que la cortamos en rodajas una hora antes de cocinarla le echamos unas arenas de sal gruesa para que endurezca su carne y se sazone.) Se tapa y se sigue a fuego lento 5 minutos más, Luego destapamos y si vemos que tiene demasiada agua, lo ponemos a fuego fuerte e intentamos evaporarla, moviendo continuamente la tartera, para evitar que se pegue y de paso ligue la salsa y espese un poco. Rectificamos de sal y listo para servir y disfrutar de este plato típico de Pontevedra.
Os recomiendo que el día que hagáis este plato típico de Pontevedra compréis dos barras de pan ya que la salsita que nos queda es algo riquísimo. Y un consejito cuando cortéis las caballas no tiréis las cabezas, están riquísimas.

recetas de caballa guisada

La receta de caballa guisada, cabala, estornino o rincha es un plato típico de Marín – Pontevedra que no encontrarás en ningún restaurante, tendrás que hacerlo tu.
Si te ha gustado la receta por favor compártela.

croquetas de jamon iberico

Receta de croquetas de jamón ibérico.

Bueno más que una receta de croquetas de jamón ibérico, os daré la receta de la masa de croquetas, con un toque especial que hacen que mis hijos, se la coman sin rebozar ni freír.

Primero me gustaría comentar que esta receta es originaria de Francia pero se ha extendido a todo el mundo, con diferentes variantes. Pero hay que reconocer que las croquetas son un plato mundialmente famoso y apreciado.

Podéis utilizar cualquier jamón pero yo las suelo hacer, cuando termino uno de los dos jamones ibéricos que me compro al año.  (espero que algún día los beneficios de este blog me permita comprar tres al año.) (bueno para ser serio no son jamones, son paletas no me da para un jamón aun)

Ingredientes de las croquetas de jamón ibérico

•  50 gr. de mantequilla (o aceite de oliva)
•  1/2 cebolla o una cebolla pequeña
•  1 diente de ajo
•  70  gr. de harina
(ojo esta medida es de referencia, mas sueltas menos , más espesas más.
•  250 gr. de jamón serrano (en casa nos gustan las croquetas cargaditas de jamón)
•  1 l. de leche  (mas o menos, a mi me gustan sueltas, sueltas)
•  Una pizca de nuez moscada, pimienta negra, o los dos
(al gusto, un día le echo de una, otro día de otro, soy un golfo, lo sé)

Para el rebozado, de estas ríquisimas croquetas de jamón ibérico

•  2 huevos
•  harina
•  pan rallado
•  aceite

croquetas de jamón ibérico

Los platos de plástico imitación pizarra son baratos y resistentes para cualquier presentación en la que se quieran servir croquetas.

Si leéis esta receta espero que hagáis como yo cuando busco una receta por internet. La adapto a mis gustos y a los de mi familia.

Bueno empezamos cortando el jamón en tacos pequeñitos, magros mejor y con poquita grasa. Una vez cortados en un cazo calentamos la leche a fuego lento con el jamón dentro.
Lo dejamos cocer a fuego lento unos 15 minutos. Esto conseguirá que el jamón se vuelva mas jugoso y la leche tenga un saborcito a jamón increíble. Este truco no es mio pero pocas veces lo he visto y realmente es muy bueno.

Mientras esto se cuece, picamos la cebolla y el ajo y lo sofreímos, pochado a fuego muy, muy lento, con un chorritin de aceite, que no se nos queme ni se nos pase, amargará y quedará duro.

Una vez pochado el ajo y la cebolla echamos la mantequilla o el aceite, (con las dos cosas esta mas o menos igual y mi madre dice, que el aceite de oliva virgen es más sano).
Echamos la harina y la mezclamos bien, este es el punto critico, remueve, remueve y remueve, dale tiempo para que la harina se haga bien, si no es así, al final tendrá un sabor a papa de bebe.
Luego sin dejar de remover añade la leche poquito a poco y con paciencia, que no te importe si te cae algún tropezón del cazo, sigue vertiendo y removiendo a fuego lento durante 10 o 15 minutos hasta que veas que la masa esta bien ligada.

Importante, ¡no mejor! IMPORTANTISIMO, prueba un par de tropezones de jamón, Sólo por que te lo mereces y dale un sorbito a la copa de vino que tienes en la encimera.

Que larga me esta quedando la receta de las croquetas de jamón, Dios mío.  Intentare abreviar.

Bueno le echáis los tropezones y finalmente culmináis con la nuez moscada o la pimienta (lo que más os guste) .

Deja reposar la masa y si te ha quedado muy suelta métela en la nevera, una vez cuajada, moldea (esto es lo peor para mi, puedes utilizar el truco de bandeja y cortarlas en cuadrados) pásalas por harina, huevo y pan rallado. Fríelas en aceite bien caliente preferiblemente de oliva virgen.

Espera a que enfríen un poco que te conozco y te vas a quemar, sopla, sopla. 

Otras buenas opciones son las croquetas de pollo.

Si te gustó esta receta de croquetas de jamón, compártela, difúndela y disfrútala.

 

Como utilizar el fuet en nuestras recetas.

Primero nos gustaría hablar de esta maravilla de la gastronomía española hecho de carne cerdo y pimienta.

El fuet es un embutido típico de Cataluña y suele consumirse en crudo pero también podemos hacer recetas con fuet y os aseguro que salen muy resultonas. Su piel blanca «si se puede comer». Hay personas que no lo hacen ya que les da reparo comer algo que han manoseado personas y ha estado en contacto con sabe dios el que. Pero también es cierto que si a este producto (difícil de pelar por otro lado) le quitas la piel,  pierde algo particular de su sabor y textura ya que el moho que aparece en su curación juega un gran papel en su sabor. Suele estar envuelto en tripas naturales que son comestibles e incluso los de menor calidad lo están en tripas artificiales que también se pueden comer.

Como hemos dicho antes normalmente se consume en crudo pero también se puede añadir en alguna receta. Yo suelo comprar fuet el pozo o el de Casa Tarradellas ya que es el fuet mejor relación calidad precio que conozco, pero valdrá cualquier otro de calidad.

recetas con fuet

Queremos darte algunas ideas para que disfrutes del sabor del fuet en tus platos.

Receta Tartar de Fuet y tomate para tostadas.

El jamón y tomate son un matrimonio muy bien avenido. Pues la mezcla del fuet con el tomate tiene tintes parecidos a la anterior combinación.

La idea es picar muy pequeño medio fuet y un tomate añadir un poquito de aceite de oliva y es una combinación ideal para una tostada de desayuno

Fuet para rellenos de pollos y carnes

Siempre se ha utilzazo jamón para rellenos y mechados de carnes, yo os propongo otra alternativa que se puede utilizar en vez o a la vez del jamón, y es utilizar un fuet para rellenos de pollo, mechados de carne o carne en rollo de la misma forma que utilzazos el jamo. Al ser un producto muy graso al cocinarlo transfiere una untuosidad a la pieza muy atractiva al paladar.

Fuet al horno con queso camembert o rallado

En una tostada o rodaja de pan, o pasta tipo pizza. colocamos taquitos de fuet y queso rallado o camembert , simplemente calentamos unos minutos y el fuet duplicará su sabor y los transmitirá al pan y al queso.

Receta de Croquetas de Fuet.

La idea no fue mía pero como he echo croquetas de casi de todo y la encontré una vez en una web de croquetas, un día me decidí a hacerla. La receta la hice exactamente igual que las croquetas de jamón y sustituí el jamón por el fuet. El resultado increíble, muy bueno, no tan ricas como las de jamón (para mi gusto) pero una forma de cambiar un poco el sabor de las típicas croquetas.

Tortilla de patatas con picadillo de fuet y pimiento.

Una de las tortillas ganadoras de la carrera gastronómica de Lubian fue la típica tortilla de pimiento y chorizo hecha por mi. Bueno pues en la siguiente edición por presentar una variante sustituí el chorizo por el fuet, con un resultado increíble. No gano pero hizo pódium un tercer puesto muy merecido.

Desde Vino y Cocina os animamos a que investiguéis sobre como utilizar este maravilloso producto en alguna receta con fuet más y la compartáis con nosotros.

Dos recetas de paletilla cordero lechal muy diferentes

Hoy os traemos dos recetas de cordero lechal ¿y por qué dos? os preguntaréis, porque una sólo lleva cuatro ingredientes y este artículo sería el más corto de la historia, aunque la receta más rica del mundo de paleta de cordero. El problema es que para confeccionar está receta necesitamos un producto especial, un cordero preferiblemente de raza churra y criado en España con todas las garantías.

Encontrar este ingrediente es lo más difícil, pero hay carnicerías en España especializadas en este tipo de producto. Yo concretamente le he comprado la carnicería online las viandas de Julián, llevan más de 25 años en el barrio de Salamanca dónde solía comprar esta paletilla de cordero exquisita. Ahora en menos de 48 horas me llega a casa y a muy buen precio.

Pero vamos con la receta básica, de paletilla de cordero al horno.

Parece está solo necesitamos cuatro ingredientes.

INGREDIENTES:
Paletilla de cordero lechal
Agua
Sal
Aceite.

Cuando un producto es tan rico como una paletilla de cordero lechal de estas características, es importante hacerlo de una forma en el que disfrutemos de todo su sabor, ni vino, ni ajo, ni cebolla. Solo con esos cuatro ingredientes está receta estará para chuparse los dedos.

Preparación:
Frotamos la paletilla con un poco de aceite oliva virgen, (hay quien lo hace con manteca pero a mí me gusta más el resultado con el AOVE). Sálamos generosamente con sal gruesa, frotándola también y la colocamos sobre unos palillos chinos, para que no toque el fondo de la cazuela (preferiblemente esta tiene que ser de barro). Echamos un poquito de agua en el fondo y  ponemos el horno a 180 grados. Lo mantenemos durante una hora, le damos la vuelta y lo regamos con los jugos. Al pasar otra media hora volvemos a voltear y regar, pero subimos el horno a 220 para que se dore rápido el exterior y pasados unos 15 minutos lo retiramos.

 

Y vamos con la otra receta

Brochetas de cordero al curry con salsa de yogur.

Hace unos días tuvimos una celebración familiar. Mi suegro nos invitaba a comer y nos iba a preparar cordero. En seguida pensé que nos daría cordero asado que suele quedarle muy bien. Al entrar en casa me pareció extraño que no me llegase el aroma del horno, así que le pregunté ¿no has puesto el cordero a asar?. Su respuesta entre risas fue que no , que nos iba a a sorprender con la receta que tenía.

Efectivamente nos impresionó a todos por la novedad que suponía, nos preparó unas brochetas de cordero lechal maceradas en curri con una salsa de yogur.

Es un plato que al menos para mi me resultó muy agradable, fresco y fácil de preparar. Os cuento como lo hizo:

·         2 Piernas de cordero lechal deshuesado y troceado. (El tamaño de cada trozo de carne irá en función de cómo guste mas la carne, si se quiere que quede mas cocinada los trozos tendría que ser mas pequeños).

·         Para macerar el cordero: Sal, Aceite, Pimienta, Orégano, Tomillo, Limón y Preparado de Curry del hipermercado (lo encuentras en la parte de las especias)

·         Tomates Cherry

·         Piña natural en Tacos (los tacos de piña tendrán que ser del mismo tamaño que los trozos de cordero)

·         Para la salsa, Un yogur natural sin azúcar, un diente de ajo, perejil, preparado de curri, sal y aceite.

 

Comenzaremos macerando la carne en una mezcla de sal y pimenta al gusto con zumo de un limón o dos, dependiendo de la cantidad de carne, y un orégano y tomillo al gusto. Lo pondremos en un recipiente tapado en la nevera unas cuatro o seis horas, dándole vueltas de vez en cuando.

Una vez haya pasado el tiempo de maceración y la carne se haya mezclado bien con el resto de ingredientes, lo iremos ensartando en un pincho de brocheta, pondremos un trozo de cordero, un tomate, un trozo de cordero, un taco de piña, y así hasta completar el pincho… de este modo habrá quedará el doble de cordero que de piña y tomate.

Preparamos la salsa, en un recipiente echamos el yogur natural, y la mezcla de pasar por el mortero el curri, el ajo el perejil y un chorretón de aceite. Lo mezclamos bien con el yogur y salamos al gusto.

Preparamos las brochetas a la plancha al gusto, ni decir tiene que si tenemos la suerte de tener una parrilla con carbón o mucho mejor, leña de encina,  el plato será mas sabroso.

Emplatamos poniendo un par de brochetas por comensal, y la salsa a parte, ya que solamente el gusto de la brocheta es excelente, y mas  mezclado con la piña y el cherri. Si no la cocinamos mucho la carne quedará muy jugosa, por lo que la salsa se convierte mas en un complemento que en parte del plato.

Animaos a sorprender a alguien al igual que me sorprendí yo. Espero que os guste.

Dos mojitos de espectáculo con pequeñas variaciones

Hace poco coseche un montón de maracuyás de mis enredaderas. Los tengo morados y amarillos y están espectaculares. Solemos comerlos crudos, en helados, con yogurt, e incluso congelo su pulpa ara atizarlos posteriormente. Pero hace unos días me tome un mojito de sandía (que por cierto no me gustó mucho) y me hizo pensar en mezclar la pulpa del maracuyá en este combinado. Un gran acierto la verdad.

No os voy a contar como es la receta original del mojito, estaréis artos de saberla, ya hay miles de recetas en internet. Hoy os traigo un par de recetas nuevas, tropicales y muy atrevidas que harán que plantees si esta es tu bebida favorita.

Ya sabemos que uno de los ingredientes principales del mojito es el ron. Existen muchas marcas de este destilado de la caña de azúcar. Pero independientemente de la marca nos encontramos con diferentes tipos, como el ron blanco, añejo, dorado, negro… y miles de variantes con especias e incluso con miel. Pero lo que esta claro es que es el ron blanco el que mejor le viene a este combinado. Y si me preguntas una marca, te diría que mis preferidas son Bacardí y Brugal pero en sus versiones originales. Personalmente el Bacardi premezclado para mojitos no es lo que más me gusta, aunque reconozco que tiene mucho éxito y es una forma de simplificar este combinado. De todas formas si quieres descubrir los mejores rones para mojitos te invito a mirar aquí.

Mojito de maracuyá crujiente.

Este interesante mojito es refrescante, frutal y delicioso. Parece una golosina llena de sabor y una textura un poco especial.

INGREDIENTES:

• 60 ml. de ron blanco
• hojas de menta piperita o maltraste
• 30 ml. de tónica (me gusta con tónica, puedes echar soda)
• 2 cucharadas de azúcar moreno
• 2 maracuyás
• 2 limas
• Hielo picado

Primero extraemos la pulpa de los dos maracuyás y la echamos en un vaso mezclador.
Echamos las hojas de menta, el azúcar y presionamos todo con un palo de un mortero.
Agregamos el zumo de las limas y volvemos a darle un toquecito de mortero.
Llenamos el vaso de hielo y echamos el ron y por último la tónica, que nos ayudará a mezclarlo todo mejor. Revolvemos un poquito y servimos en un vaso o en una copa, decorándolo con una rodaja de lima y unas hojas de menta. Estas cantidades te darán para dos buenos mojitos o 4 chupitos.
Si no conoces el maracuyá quizá estés pensando en quitarle las pepitas. No lo hagas, estas son deliciosas y crujientes. Beber y morder las pepitas hacen de este coctel algo especial y de un sabor inigualable.

Mojito de Freixoa o freijoa

Este es otro de esos exóticos mojitos, que también cuentan con un sabor goloso y caribeño. La freixoa también conocida como Guayabo del Brasil, es otra de esas frutas con sabor a gominola y con ellas se pueden preparar cocteles especiales como este.

Los ingredientes y modo de preparación son los mismos que la anterior receta sólo sustituyendo el maracuyá por pulpa de freixoa.
Pero en este caso debemos batir la pulpa ya que es un poco más dura y harinosa. Con la pulpa batida se integrará mejor y dará ese sabor peculiar a nuestro mojito.

Estas frutas no son fáciles de conseguir, pero si las consigues te animo a que pruebes estas recetas espectaculares de mojito. 

Las freidoras de aire, un electrodoméstico ya imprescindible.

Ya hace tiempo que quería probar un nuevo utensilio de cocina y en este artículo os dejaremos algunas opiniones sobre las freidoras de aire  que es el utensilio en cuestión.

El aceite y sobre todo de oliva es uno de los ingredientes, principales de la dieta mediterránea. Este alimento es rico en vitaminas, aminoácidos, omega, etc etc. Estamos ante un producto que además de estar muy rico es muy beneficioso para nuestra salud. Pero en nuestro tiempo en el que las comidas son copiosas, abundantes, poco sanas, con las que nos atiborramos de calorías todos los días y muchas más de las que necesitamos, es necesario tener cierto control sobre este producto y sus hermanos como el de girasol, maíz…,

Evidentemente lo mejor es consumirlo crudo y sobre todo reducir la freiduría al máximo. Todo lo que pasa por una freidora o una sartén llena de aceite, nos aporta una sensación placentera al paladar. Este placer, sobre todo tiene que ver con la mezcla de crujiente y graso, que nuestro cerebro acepta de una forma especial y es una presentación, en las comidas que gusta a todo el mundo.

El crujiente nos pierde y nos gusta sin comparación.

Solo hace falta ver los videos de tick tokc, o YouTube de gastronomía siempre empiezan con un chuchillo raspando el rebozado, indicando que es SUPER CRUJIENTE. Pero ahora es posible conseguir este efecto frito y crujiente sin aceite. Han aparecido en el mercado una serie de freidoras que son pequeños hornos con los que se consigue freír prácticamente todos los productos de una forma rápida limpia y sobre todo sin excesos de grasas. Estás freidoras cuentan con un espacio dónde una turbina de aire caliente dora los alimentos y los hace crujientes.

Estas freidoras sin aceite nos aportan innumerables ventajas. La primera, para la salud ya que como hemos dicho antes no es bueno abusar de los fritos, aunque sean con un buen aceite. Otra de las ventajas es para el bolsillo ya que estas freidoras no consumen más que la inducción o vitrocerámica y además otra de lo que nos olvidamos es de las molestas salpicaduras de los fritos.

 

¿qué productos podemos freír en estas de aire?

La verdad es que se puede freír prácticamente de todo ofreciendo muy buenos resultados en casi todos los productos, pero los que nos gustaría destacar y que, si quedan muy atractivos al paladar y sin exceso de grasa, son:

Los muslitos  o alitas de pollo, que no consiguen un dorado super espectacular, pero se el sabor al ser un producto que ya tiene cierta grasa es incluso mejor que de los fritos convencionales.

Las patatas, tanto en palitos como en gajos las patatas quedan perfectas y crujientes. Quizá las patatas gajo sean el mejor resultado ya que se notan crujientes por fuera y jugosas en la parte interior.

Los Nuggets, quedan realmente increíbles. Si los aderezas antes con alguna especia y sal el resultado es estupendo, tanto de sabor como visualmente ya que el pollo cortado de esta forma, se dora de una forma espectacular.

Las croquetas, quizá su aspecto final no es el que nos esperamos, pero su sabor y textura se no se ven empañadas por el aceite refrito ya que las croquetas suelen impregnarse mucho.

Pasta chip, la pasta de moda, solo pilla cualquier tipo de pasta, cuécela y métela en la freidora con queso, tomate, especias o lo que se te ocurra. Si suena raro pero esta buenisima.

Es hora de cuidarse y no renuncies a un frito en aceite a la semana pero introducir estos pequeños avances en vuestra vida diaria, todo será más positivo.

 

Cuál es el vino que mejor marida con el pescado

Disfrutar de unas buenas viandas en la mesa es uno de los placeres más exquisitos y selectos que podemos encontrarnos a lo largo de nuestra vida. Pero si esos alimentos los sabemos acompañar con un buen vino, entonces tendremos la perfección completa. Un lujo para el paladar que conseguirá hacernos sentir emociones gustativas que van mucho más allá del mero hecho de alimentarse.

Uno de los alimentos más apreciados en nuestros fogones son los pescados. Y no es de extrañar, nuestras costas ofrecen ricos manjares marinos que, gracias a la excelencia gastronómica, buenos cocineros y manos artesanas, lo han convertido en los grandes tesoros de los mejores restaurantes. ¿Quién puede resistirse a unas deliciosas tapas de pescaditos o a un buen pescado a la brasa? Pero ¿sabes cuál es el vino que mejor marida con el pescado?

El secreto para disfrutar de un buen pescado

El pescado es uno de los alimentos imprescindibles de la dieta mediterránea. Precisamente, gracias a sus infinitas maneras de ser preparado, y a su gran variedad en sabores, es capaz de enamorar a cualquier paladar, por exigente que sea.

Pero su mayor tesoro lo esconde en los importantes valores nutricionales que ofrece. Aunque podríamos separarlos entre azules y blancos, grasos o magros, lo fundamental es que son una fuente inagotable de nutrientes, vitaminas y minerales. Son ricos en proteínas y grasas beneficiosas como el Omega 3 y, además, van perfectos para cualquier tipo de dieta, incluso las más exigentes con las calorías.

Las formas de cocinar un pescado son infinitas. Podemos hacerlo a la plancha, hervido, rebozado, al vapor o al horno. Cada uno tiene su forma de ser cocinado, aunque la mayoría se prestan para ser redescubiertos en la cocina más rompedora, creando nuevos estilos para disfrutar de un todo un clásico de la alimentación.

Pero ¿cómo disfrutarlo en toda su plenitud? Con un buen vino. Pero ¿qué vino elegimos?

El maridaje perfecto para el pescado

Conocemos como maridaje a esa unión perfecta que se crea entre un alimento y un buen vino. Y es que son muchos los que desconocen que, si no hacen buena pareja, puede cambiar totalmente la percepción, y el disfrute, del menú.

El secreto está en las papilas gustativas, aunque también es cierto que cada ser humano tiene las suyas y, por lo tanto, percibe las sensaciones de una manera distinta. Sin embargo, en el caso del maridaje de los vinos, existe una opinión generalizada, de ahí que, dependiendo del vino elegido, el sabor del alimento que lo acompaña quedé transformado, oculto o desaparecido.

Los vinos blancos, los mejores acompañantes, pero no los únicos

Como norma general, es el vino blanco el que ofrece mejor compañía a cualquier alimento que provenga del mar, ya sean pescados, mariscos o crustáceos. Sin embargo, es importante hacer una división entre ellos, ya que ni todo alimento marino es igual, ni todos los vinos blancos tampoco.

En estas distinciones es donde se encuentra el auténtico éxito para conseguir que ambos por separado, y juntos, creen toda una explosión de emociones en las papilas gustativas, consiguiendo disfrutar de una experiencia gastronómica inigualable.

Pescado graso

Son los que conocemos como azules y entre ellos encontramos al salmón, la caballa, la sardina, el atún o el pez espada. Tienen una textura más grasa, algunos de ellos alcanzan hasta un 10%. Precisamente por quedar especialmente sabrosos, se suelen preparar a la plancha o a la parrilla.

Para este tipo de pescado se suelen seleccionar vinos secos, sabrosos y con mucho cuerpo como chardonnay o sauvignon blanc. También pueden casar bien con tintos fuertes como merlot o garnacha.

Pescado semigraso

En ellos encontramos un porcentaje de grasa mucho más inferior que en los anteriores. Dependiendo de la especie está entre el 2,5 y 6 %. En ellos encontramos al rape, la merluza, el mero, la trucha, el bacalao y la lubina. Se encuentran a mitad de camino entre los azules y los blancos, de ahí que algunos sean considerados azules, bajos en grasa o blancos altos en ella. Suelen ser ideales para ser cocinados en guisos o acompañados de salsas.

Para maridar se recomienda un vino más frutal y aromático. Los ideales: pinot noirsauvignon blanc y garnacha. Aunque tampoco se podría descartar un tinto joven.

Pescado magro

Es el pescado blanco por excelencia y, por lo tanto, el que menos contenido en grasa encontramos. Son los más suaves y, quizá por ello, los más populares. Además, son muy fáciles de digerir. Entre la variedad: percas, lenguados, rodaballos, lubinas y rape.

El mejor vino que puede acompañarlos debe tener dos características imprescindibles: ser sutil y delicado, pero con un toque de acidez que acentúe la suavidad de este tipo de pescados. Vendrán estupendos un chardonnay, y también un pinot grigio.

 

Ya has visto como el pescado y el vino logran hacer una pareja perfecta, especialmente si sabes elegir los adecuados. No te pierdas esta experiencia única para tu paladar y déjate llevar por una emoción única.

Dieta FODMAP y una receta que la cumple

Pocas veces hablamos de dietas en este blog, una de ellas que con mucha repercusión, fue la dieta del jamón y vino tinto, algo que parecía un poco gracioso, pero si tenía sus efectos saludables para el organismo, comiendo jamón ibérico de bellota y vino tinto.

Pues si estoy a dieta, después del verano se necesita otra operación bikini y buscando alguna dieta que se adaptará a mi estilo de vida, me encontré con la dieta FODMAP abreviatura compuesta por las siguientes palabras «fermentable oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles»

¿Qué es una dieta FODMAP?
Consiste en una dieta en la que se retiran principalmente de la alimentación, alimentos que tienen fructosa, lactosa alcoholes, miel, etc.

Es decir se trata de una dieta la que se eliminan todos aquellos alimentos que son difíciles de digerir y en ocasiones suelen causar cólicos, gases, irritación de intestino.
Por eso es una dieta indicada sobre todo para aquellas personas que tengan problemas intestinales, aunque según parece, es bueno hacer este tipo de dieta de vez en cuando para dale un descanso a nuestro aparato digestivo.

Pero ya sabemos que esto es un bloque gastronomía y aquí cocinamos y os vamos a traer una receta FODMAP

Pollo al pimentón con calabaza y brotes de acelga roja

Este salteado de pollo con calabaza y acelgas rojas es un plato muy rápido de preparar y mucho más de digerir que es lo que nos importa en este tipo de dietas.

Ingredientes para 4 personas:
• 500 g de pechugas de pollo
• 600 g de calabaza,
• 1 cucharada de pimentón ahumado dulce,
• Una pizca de comino molido
• Un manojo de brotes de acelga roja
• Pimienta negra
• Sal
• aceite de oliva virgen extra
• Perejil seco para decorar

 

Troceamos el pollo en daditos, lo mezclamos con el pimentón, la pimienta negra, el comino, un chorrito de aceite y un puntito de sal. Dejamos reposar durante una hora para que la carne se atempere y tomé los sabores de las especias.
Mientras cortamos la calabaza en tacos similares a los del pollo, las salpimentamos y metemos durante 5 minutos en el microondas para que se ablanden.
Y una sartén con un chorrito de aceite de oliva echamos el pollo y empezamos el saltearlo a fuego fuerte hasta que empiece a coger color. Una vez coja color echamos la calabaza que seguro que soltó un poco de agua en el microondas no la tires incorpórala.

Cocina todo junto y es el momento de probar si la sal y las especias son suficientes sino puedes incorporar un poco más, de lo que más te guste.

Una vez está nuestro gusto añadimos los brotes de acelga crudos y para dar un toquecito de color podemos espolvorear con perejil seco o incluso fresco picado. No te olvides de añadir un poquito más de pimentón y tu plato estará listo para servirse.

Lo quieres como entrante o primer plato es suficiente, pero si lo quieres como plato único podrás acompañarlo de arroz blanco cocido, judías verdes, tomates o una ensalada de frutas rojas ya que los arándanos frambuesas y fresas, son alimentos bajos en FODMAP

Solomillo de cerdo con mermelada de melocotón y un consejo si no quieres cocinar

Últimamente tenemos en televisión una gran oferta de programas culinarios y, aunque la cocina siempre me ha encantado, le estoy cogiendo el gusto a cocinar muchos platos con ingredientes nuevos para mí y a incluir nuevos productos en mis recetas de siempre.

No es fácil cocinar todos los días, pero yo creo que para comer sano, lo mejor es hacerlo cuanto más mejor. Siempre hay alternativas, en restaurantes y tabernas de confianza donde te preparan platos típicos y caseros. Pero hace poco descubrí una web donde puedes pedir estos platos caseros, disfrutarlos en tu casa o en el trabajo de una forma sencilla y a un precio razonable. Siempre pensé que Elena mi compañera de trabajo era una estupenda cocinera, o que su madre le hacia la comida, sus platos eran muy atractivos y se veían muy naturales y caseros. Me sorprendí cuando me dijo que los compraba en Miplato una web en la que podías elegir entre más de 70 patos distintos y te los hacían llegar a casa en 24 horas. Esas cosas no me convencen mucho pero en su próximo pedido le dije que quería probarlos y realmente me sorprendió.  Siempre pienso que este tipo de comida es para comer salir del paso y ya. Pero en esta ocasión reconozco que están muy buenos.

Pero bueno esto es un blog de gastronomía y aquí cocinamos todos los días que podemos y si no pedimos a Miplato.es

No hace falta ser un maestro de la cocina para hacer cosas distintas.  Yo sigo algunos blogs de cocina, recopilo recetas que me gustan y luego  intento innovar cuando las pongo en práctica y también brujuleo por distintas webs buscando algunos productos originales que den un toque especial a mis platos.

Innovar no quiere decir que tengamos que cocinar con nitrógeno líquido, simplemente es alterar recetas introduciendo alguna novedad. ¿Lo último que he hecho? Cocinar con mermeladas y estoy descubriendo que se pueden utilizar en muchas recetas del día a día. ¡¡Quedan unas salsitas para chuparse los dedos!!

Quiero compartir con vosotros una receta muy fácil y  riquísima y si la queréis hacer para una cenita con amigos, os hará quedar más que bien.  Ya sabéis que la forma de presentar o emplatar hace mucho.

SOLOMILLOS DE CERDO CON MERMELADA DE MELOCOTON A LA GINEBRA DE NARANJA

Ingredientes para 6 personas:
— 4 solomillos de cerdo
— ½ bote de  mermelada de melocotón a la ginebra de naranja
— 150 ml. de vino oloroso
— 250 ml. de caldo de cocido
— Sal
— Pimienta negra
— Estragón
— Aceite de oliva

Preparación:

Salpimentar  y espolvorear con estragón los solomillos. Dorar en una sartén con el aceite de oliva.  Una vez dorados se añade la mermelada de melocotón a la ginebra de naranja, el vino oloroso y el caldo de cocido, si no tienes caldo de cocido también sirve caldo de verduras, (yo siempre tengo algún caldo en el congelador para los guisos).

Al principio, cocina a fuego fuerte pero en cuanto empiece a hervir baja el fuego pero sin que pierda el hervor.  Hay que dejar que la salsa se reduzca a la mitad y espese.

Como acompañamiento puedes hacer un arroz salvaje, rehogado con unas pasas y piñones.

Si quieres sorprender a tus amigos cuando les invites a cenar, recuerda que la presentación es importante.  Si lo sirves en una fuente filetea los solomillos y colócalos con un poquito de salsa por encima y el resto en una salsera y el arroz lo puedes servir en forma de corona.  La otra opción es emplatar en la cocina, sirviendo unos filetitos en cada plato con la salsa y el arroz lo puedes colocar con un aro y llevar el resto de la salsa a la mesa por si alguien quiere más.