Recetas fresquitas para este verano

Como el calor es cada vez más evidente, seguro que en muchas ocasiones no te apetece comer o, lo que es peor, ponerte a cocinar por el calor que pasas al lado de los fogones. Al final terminas por comer ensaladas casi todo el tiempo o comida precocinada para evitar sofocarte demasiado cocinando.

Este problema es peor cuando tienes pequeños deportistas en casa, se tiran cada hora libre de sus vacaciones agotando la energía, futbol, bici, la piscina y en verano más que nunca es importante mantener una dieta equilibrada y saludable, aunque muchas veces se nos resiste porque los niños no están por la labor comer verduras o ensaladas pero ahí estamos nosotros para educarles en un aspecto tan importante como la alimentación.

Ahora te vamos a dar unas recetas fáciles de preparar y muy fresquitas para que este verano la comida no sea solo de color verde. ¡Ya verás cómo te gustan!

Recetas fáciles y deliciosas

Gazpacho de sandía

gazpacho-de-sandia-con-gambas-maceradas-fritas-y-pan-crujiente-668x400x80xX
La primera de ellas es el gazpacho de sandía. El sabor a la verdura, aún así sin ser el plato de color verde, no suele ser del gusto de los niños. Ahora bien, cuando prueban este gazpacho, al no saber a tomate en sí, les hace placentera la hora de comer. Los ingredientes son los mismos que en el gazpacho normal, es decir, tomates, pepino, cebolla, ajo y pimiento rojo, pero la diferencia está en que vas a añadir un buen trozo de sandía que esté bien roja. El aliño también es igual al de siempre: vinagre, aceite de oliva virgen extra y sal. En principio no es necesario añadir agua porque la sandía ya le aporta esa parte, pero si ves que se queda algo espeso, o bien le añades otro trozo de sandía o bien un poco de agua. Como prefieras. Ahora solo te queda colarlo, ponerlo en el frigorífico y servirlo frío.

Smoothie de plátano y galletas

smoothie-plátano_Mayra-Fdez-Joglar
Este delicioso batido es una muy buena solución a las meriendas porque estarán tomando fruta y no hay que recurrir a la bollería industrial. Para hacerlo usa plátanos que estén un poquito pasados para que sea más dulce. Lógicamente que sean plátanos de Canarias :-). Aparte de los plátanos, añade a la batidora leche fría, azúcar y unas galletas tostadas de las normales. Primero añade 2-3 y bate. Si ves que está muy líquido, añade una o dos más y vuelve a batir para que la consistencia sea un poco espesa. Si te parece, puedes adornar cada vaso una vez echado el batido con unos crispies de chocolate. Tus hijos se chuparán los dedos mientras que están comiendo fruta y leche al mismo tiempo.

Sandwich divertido

Para este plato hay diferentes versiones, según los gustos de cada uno. Nosotros hemos pensado en un sándwich decorado con algún diseño muy original y divertido. Por ejemplo, si encima del pan de molde colocas la mitad de una loncha de queso (de los que tienen agujeros) y le pones dos trocitos redondos de clara de huevo cocida y aceituna redonda haciendo la forma de ojos, tendrás un muñeco a lo Bob Esponja. O puedes recortar el pan de molde para hacer la cara redonda y poner orejas y nariz de cerdo con jamón de york y los ojos puedes ser iguales que el muñeco anterior. O también puedes hacer la forma de una casa, usando la corteza para el tejado y la puerta. A tus peques les va a encantar y tú estarás tranquila porque están alimentándose con tus recetas sanas.

  1. Paninis caseros.

En este caso sí es una receta para cocinar en sí mismo, pero no necesitas estar con los fuegos puesto que el último paso es al horno. Los paninis puedes hacerlos con el pan que te ha sobrado, cortándolos a la mitad para hacer los paninis. Ahora el relleno tomate frito, queso encima rallado y poner a gusto de los consumidores lo que más les guste: jamón york, aceitunas, atún, champiñones… Por último un poco de orégano, un chorrito de aceite de oliva y al horno durante 8-10 minutos a 180ºC. ¡Listos! Riquísimos, caseros y una buena cena.

Mitos y verdades del vino con o sin corcho

Los tapones de corcho llevan tanto tiempo presentes en nuestras vidas que a muchos nos cuesta aceptar de buen grado un vino que lleve tapón de rosca o de corcho sintético, muchas veces por una razón puramente sentimental.

Es indudable que el corcho tiene unas propiedades excelentes, pero también presenta algunas debilidades que han sido superadas por la tecnología, capaz de elaborar tapones de materiales alternativos y capaces de mantener intactas las cualidades del vino por mucho tiempo.

Barrels of wine in cellar

Hasta hace poco, y todavía hoy les pasa a muchos consumidores, se asociaba el tapón de rosca a los vinos de baja calidad y a los de consumo inmediato o, como mucho para un vino blanco o un vino rosado. Sin embargo, muchos expertos afirman que un vino con tapón de rosca de aluminio evoluciona más lentamente que uno con tapón de corcho y se mantiene más limpio.

El hecho de que el tapón de rosca permita abrir y cerrar perfectamente la botella ayuda a que podemos disfrutarlo con todas sus propiedades, evitando el riesgo de oxidación durante más tiempo.

La tecnología actual permite elaborar tapones de rosca con niveles calculados de entrada de oxígeno. Así, los vinos permanecen frescos por más tiempo, conservando su aroma y profundidad.

Por todas estas razones el tapón de rosca va ganando adeptos poco a poco. Si las añejas bodegas han evolucionado como tienda online de vino (ver aquí) ¿por qué no va a evolucionar el tapón de las botellas?

Sin embargo, el acto de abrir una botella de vino con el descorchador es una tradición muy antigua no exenta de un ritual al que muchos no quieren renunciar.

composition dégustation

Cuando pensamos en paladear un gran vino tinto es difícil imaginar otro sistema de cierre diferente al corcho, un material natural, procedente de la corteza del alcornoque que se extrae sin dañar el árbol y que ha demostrado desde hace siglos su capacidad para mantener intactas las propiedades de los vinos en las bodegas durante décadas.

Al ser flexible, impermeable y duradero, el corcho natural impide que el vino salga de la botella. Sin embargo, sus poros permiten la entrada al oxígeno, lo que puede estropear el mejor de los caldos.

Para evitarlo, hay que tener la precaución de almacenar las botellas inclinadas de forma que el vino esté en contacto con el tapón. Esto hace que el corcho se dilate en contacto con el líquido y mantenga la botella herméticamente cerrada.

Su mayor desventaja es que puede liberar TCA, una molécula procedente de un hongo que puede producir aromas y sabores desagradables y para la que por el momento no existe solución.

Como casi todo en la vida, cualquier sistema tiene ventajas y desventajas. ¿Por cuál te decantes tú?