Caldeirada de cabezas de bacalao por vinoycocina.es

En mi casa siempre se comió el pescado en caldeirada, es una de las mejores maneras de prepararlo por su sabor y porque las patatas que lo acompañan saben igual o mejor que el pescado. Básicamente se trata de cocer el pescado y la patata en abundante agua, y mientras tanto preparar el prebe (o ajada), que dependiendo del pescado será de ajo (p. ej. raya, cazapa, cabezas de bacacao) o de cebolla (p.ej. merluza, abadejo), siempre con aceite del bueno, pimentón dulce/picante, una gota del agua de cocer el pescado, y para algunas caldeiradas, un buen chorro de vinage.

En el podium de las caldeiradas está, para mi gusto, la de raya, la de cazapa y la de bacalao, con diferencia. Le sigue la de pulpo que cada vez me convence más,y luego ya las clásicas de merluza y rape.

En este caso, os presento una que no se hace muy a menudo. Es la caldeirada de cabezas de bacalao. Normalmente, las cabezas de los bacalaos se las llevaban los marineros para casa pues no se comercializaban, así que se solían comer en casas de mar. Ahora, la pesca el bacalao es menos importante (ya casi no queda) así que se cojen a veces en otras pescas, y en este caso el marinero se trae las cabezas y los cuerpos, que menos.

Mientras se cuecen las patatas vamos haciendo el prebe, para lo cual doramos (bien dorados como ves) unos dientes de ajo en trozos bien grandes.

caldeirada de bacalao1

Cuando la patata esté a medio camino, echamos las cabezas de bacalao (las echaremos antes o después dependiendo de lo grandes que sean). También se pueden incorporar unos tomates de casa troceados y pimiento verde.

 
caldeirada de bacalao2

 

Cuando el pescado está listo, se le quita el agua (se escoa), guardando una chucharada para echar en el prebe al final de todo. Entonces, se echa el prebe por encima del pescado, en la propia tartera. Un último calentón y listo para comer.

 

caldeirada de bacalao3

 

Para acompañar la caldeirada de cabezas de bacalao o este tipo de comidas algo pesadas, os quiero recomendar una bebida con cuerpo, pero a la vez refrescante para el verano como es una cerveza super bock Abadía, sin duda el acompañamiento ideal para este tipo de platos de pescado intensos y para cualquier carne, por supuesto.

pisto casero

Pisto de verduras casero, vitaminas por un tubo

PISTO DE VERDURAS

El verano y el pisto van de la mano, es justo cuando en mi zona hay más abundancia de frutas y verduras. Es rara la casa donde no hay varios tipos de frutales y un huerto repleto de verduras y hortalizas. Manzanas, peras y ciruelas, zanahorias, pimiento,  lechugas y tomates.  Es que en esta época hay de todo, y en abundancia!!!

Pues justo es esta abundancia la que me llevó a hacer la siguiente receta. Se trata de un pisto de verduras. La verdad que es un plato bien sencillo, lleno de vitaminas, y que da mucho juego. Está buenísimo con pasta, o acompañando unos huevos fritos. Si hacéis una foccacia con este pisto por encima, seguro que os chupáis los dedos.

pisto1
Pero bueno, ahí va la receta:

Lo primero es hacerse con unas buenas verduras frescas. Yo las cogí en mi casa justo antes de ponerme al tema. Si no disponéis de una huerta, bien valen las verduras del super, aunque os recomiendo ir al mercado y comprar las verduras de la zona, que seguro que son las mejores y las que en mejor momento están.

Yo empleé lo que encontré en ese momento en la huerta: cuatro tomates, dos zanahorias, unas cebolletas, tres calabacines, unos pimientos verdes y un par de dientes de ajo. Además añadí unos granos de pimienta y justo al final unas hojitas de albahaca picadas.

Para este pisto de verduras, corté todos los ingredientes en  cuadraditos y los puse en una tartera con un poquito de aceite de oliva. Luego los rehogué un momentito a fuego fuerte, un par de minutos. Lo siguiente, y ya hasta el final de la receta, es bajar el fuego a la mitad, y dar unas vueltas a las verduras de vez en cuando.

pisto de verduras

Al principio veréis que las verduras sueltan algo de agua, y es esa agua la que debemos evaporar a base de tiempo y fuego lento. Esa es la clave, que las verduras se vayan cocinando poco a poco hasta alcanzar una consistencia como de mermelada, bien melosa. Yo la tuve cociendo sobre unos cincuenta minutos, aunque no descarto darle otro calentón para espesarla todavía más.

Os animo a que hagáis esta sabrosa receta. A parte de ser sana, es una manera muy buena de aprovechar el exceso de verduras que tenemos en esta época. Ah, se me olvidaba comentar que se puede congelar o meter en botes de vidrío.

pisto de verduras riquisimo