Últimamente tenemos en televisión una gran oferta de programas culinarios y, aunque la cocina siempre me ha encantado, le estoy cogiendo el gusto a cocinar muchos platos con ingredientes nuevos para mí y a incluir nuevos productos en mis recetas de siempre.

No hace falta ser un maestro de la cocina para hacer cosas distintas.  Yo sigo algunos blogs de cocina, recopilo recetas que me gustan y luego  intento innovar cuando las pongo en práctica y también brujuleo por distintas webs buscando algunos productos originales que den un toque especial a mis platos.

Innovar no quiere decir que tengamos que cocinar con nitrógeno líquido, simplemente es alterar recetas introduciendo alguna novedad. ¿Lo último que he hecho? Cocinar con mermeladas. He encontrado una gran variedad de mermeladas en la sección gourmet de Yodetiendas.com y estoy descubriendo que se pueden utilizar en muchas recetas del día a día. ¡¡Quedan unas salsitas para chuparse los dedos!!

Quiero compartir con vosotros una receta muy fácil y  riquísima y si la queréis hacer para una cenita con amigos, os hará quedar más que bien.  Ya sabéis que la forma de presentar o emplatar hace mucho.

SOLOMILLOS DE CERDO CON MERMELADA DE MELOCOTON A LA GINEBRA DE NARANJA

lolomillo-con-frutos-secos

Ingredientes para 6 personas:
— 4 solomillos de cerdo
— ½ bote de  mermelada de melocotón a la ginebra de naranja
— 150 ml. de vino oloroso
— 250 ml. de caldo de cocido
— Sal
— Pimienta negra
— Estragón
— Aceite de oliva

Preparación:

Salpimentar  y espolvorear con estragón los solomillos. Dorar en una sartén con el aceite de oliva.  Una vez dorados se añade la mermelada de melocotón a la ginebra de naranja, el vino oloroso y el caldo de cocido, si no tienes caldo de cocido también sirve caldo de verduras, (yo siempre tengo algún caldo en el congelador para los guisos).

Al principio, cocina a fuego fuerte pero en cuanto empiece a hervir baja el fuego pero sin que pierda el hervor.  Hay que dejar que la salsa se reduzca a la mitad y espese.

Como acompañamiento puedes hacer un arroz salvaje, rehogado con unas pasas y piñones.

Si quieres sorprender a tus amigos cuando les invites a cenar, recuerda que la presentación es importante.  Si lo sirves en una fuente filetea los solomillos y colócalos con un poquito de salsa por encima y el resto en una salsera y el arroz lo puedes servir en forma de corona.  La otra opción es emplatar en la cocina, sirviendo unos filetitos en cada plato con la salsa y el arroz lo puedes colocar con un aro y llevar el resto de la salsa a la mesa por si alguien quiere más.