La receta que voy a comentar a continuación es perfecta, y una de mis favoritas, para esos días en que llegas a casa de trabajar, con hambre, y lo que menos te apetece es ponerte a cocinar “en serio”.  Solamente se necesitan tres ingredientes y apenas cinco minutos, y creedme que con solo esto, se consigue un plato digno de las mejores mesas.

garbanzos-con-chorizo

Vamos al tema:
Lo primero es poner al fuego una sartén con un chorrito de aceite de oliva, al que añadiremos cuando esté caliente unas rodajas de chorizo.  Al dorarse estas, la añadiremos unos garbanzos de bote bien escurridos, que saltearemos hasta que están bien calientes.  Luego, y en la misma sartén, freímos unos huevos “de casa”,  a ser posible, que pondremos sobre los garbanzos con el chorizo.
Si estos tres ingredientes los acompañamos de un trozo de pan y un vaso de vino…  maná!!