Bueno para los que sois lambones como yo, este post os será útil para vuestras visitas a Portugal. Os presento el Pão de Ló, el bizcocho húmedo portugués por excelencia. Un bizcocho que tiene huevos. En concreto, dieciséis.

El más típico es el de la región de Ovar, zona que visito con frecuencia, y nunca dejo de parar en una de las muchas Pastelarías de la ciudad para comprar uno de estos Pães. En cuanto me decida a hacerlo os pondré la receta (creo que es muy fácil), pero ya os adelanto que vais a necesitar en torno docena y media de huevos para un resultado final de 12 porciones (o fatías, como dicen nuestros hermanos).

Lo mejor del Pão de Ló es que por fuera parece un bizcocho normal aunque un poco alto, pero por dentro, una vez que lo abres, está totalmente húmedo y jugoso.  Si vas a Ovar, no dudes en probarlo, junto con los ovos moles (de los que os hablaré otro día) es uno de los dulces más típicos de esta zona. Ojo, es posible encontrarlo con el interior totalmente seco, pero eso no es un pão de ló de verdad, nosotros lo que buscamos es un interior totalmente húmedo y un bizcocho muy esponjoso.

pao-lo-ovar

En mi casa gusta mucho, y suelo traer dos o tres cada año de los grandes . Y la verdad es que se come en un plis plas. Sobre todo porque una vez que lo ensertas se desparrama todo y hay que acabarlo.  Lo suyo es acompañarlo de un chupito (un shot) de Oporto, quizás un ruby. Aunque con anís no está mal, si no que se lo pregunten a uno que yo me sé. Lo único el tema del colesterol, pero bueno por un día no pasa nada. Además creo que somos todos buenos deportistas, ¿verdad?

Bueno, creo que me voy a animar a hacerlo y poner el resultado, un par de peticiones bastarían, y la primera ya la pongo yo.

¿Y tú, ya probaste el Pão de Ló? ¡Cuéntanoslo!