majujo o majuju ¿Quién conoce estas palabras?
Suenan a canto de guerra de los apaches en las películas de vaqueros de los años cincuenta, o el saludo de los watusi en las de aventuras en Africa.
Pero sorpresa, quien lo diría, es una comid y además es un plato típico de Pontevedra
Desde que tengo uso de razón se viene haciendo en mi familia.

Es una receta muy sencilla y sabrosa. Parece un pisto, pero el ingrediente fundamental es la patata.
En una sartén con aceite de oliva se ponen las patatas como para una tortilla, y un tercio más o menos de cebolla y pimiento rojo cortados en trozos. La cantidad queda a vuestra elección, depende del gusto y del entusiasmo por las verduras. No olvidarse de la sal. Se espera unos minutos, y cuando ya está todo frito, le escurrimos el aceite y, como dice mi tía Carmen, le echamos un plato acujulado (lleno) de tomates bien maduros cortados en trozos. Que suponga mas o menos la mitad de lo que hay en la sartén.
A mi padre le gustaba que todo quedara entero, sin deshacer, por lo que se pone menos cantidad de tomate y se retira del fuego fuerte a los cinco minutos.
Sin embargo, la forma de hacerlo es dejar la sartén al fuego e ir removiendo hasta que se evapora el agua del tomate y se deshacen las patatas. Tiene que quedar con la consistencia de casi una pasta con tropezones. Si quieres cuando se despega de la sartén. Ya está listo para comer este rico majujo.

 

majujo
La foto no nos ha quedado bien y desmerece un poco el plato (Volveremos ha hacerlo y a sacar una foto mejor)

El mejor acompañamiento del majujo son, huevos y chorizos fritos, si son de casa mejor.
Es un plato que suelo hacer cuando tengo invitados. Incluso lo hice fuera de España hace un par de años, en un viaje a Estados Unidos, al amigo de mi hermano, a José Andrés. Estudiaron juntos. Le encantó. Que por si no lo sabéis, empezó de repartidor de yogures Danone. Cuantas vueltas da la vida.
Espero que os guste el majujo.

Un tipo fino y ligón.