Hoy María nos hablará del jamón ibérico de bellota.

María Parra es dietista y nos echara una mano en el blog, ofreciéndonos consejos y hablándonos de productos beneficiosos para nuestro organismo, como en este caso el jamón ibérico de bellota.

Si tenéis problemas con vuestra alimentación, podéis pasaros por su consulta en Coruña y os reorganizará vuestros hábitos alimenticios. Os dejo su dirección en este enlace.

 

JAMÓN IBÉRICO DE BELLOTA: ESE ALIMENTO MARAVILLOSO

Pocas veces coinciden en un único alimento las dos cualidades por las que los humanos nos rendimos a la comida:
–    el sabor exquisito de un producto y
–    cualidades excelentes nutricionalmente hablando

Para conocer este producto y distinguirlo de los que existen en el mercado daremos un breve repaso a la elaboración y características del producto.

El jamón ibérico de bellota es el producto resultante de la crianza de cerdos de raza ibérica cuya alimentación principal es la bellota.
Esta raza autóctona se cría desde hace siglos en la dehesa de Extremadura  con animales en libertad (en régimen de montanera que es la libertad total del animal) y alimentados con las bellotas naturales de la zona frutos de las encinas que pueblan las dehesas..

jamón ibérico de bellota

La carne del jamón ibérico de bellota es la única que presenta características de composición propias de alimentos vegetales y que incluyen ácidos grasos monoinsaturados, altamente beneficiosos para la salud. Los beneficios de estos ácidos grasos van desde la elasticidad de los vasos sanguíneos , control del colesterol LDL o colesterol “malo”. Control de los procesos inflamatorios, tensión arterial, etc….

Entre sus ácidos grasos mono insaturados que contiene cabe destacar el ácido oleico, componente básico del aceite de oliva.
Entre otras propiedades del jamón ibérico de bellota destaca su gran cantidad de hierro, vitamina D y calcio,  fundamentales para el fortalecimiento de huesos y su crecimiento.

Los cerdos se alimentan principalmente de bellotas, con tasas de ácido oleico superiores al 65 por ciento-, así como raíces, hierbas y diversos vegetales del campo, lo que incorpora además a su carne sustancias antioxidantes.

Este tipo de alimentación contribuyen a que su grasa sea rica en este ácido, y el jamón  llega a porcentajes del 59 por ciento. Tenemos que tener en cuenta que los cerdos ibéricos destinados a conseguir jamones de bellota viven en completa libertar y realizan ejercicio al contrario de otros que estan en estabulados, por lo que realizan más ejercicio, consiguiendo que el contenido de colesterol en su carne no sea muy alto.

Debemos consumir el jamón ibérico de bellota en 2 o 3 raciones de 100 gramos semanales. Podemos sustituirlo por otras carnes rojas con alto contenido en grasas saturadas.
Sólo existe un inconveniente en este producto : su precio.
El resto: todo ventajas.

María Parra
Dietista-coach