Hoy queremos presentaros un artículo muy especial.

El periodista, y director de www.galiciaunica.es Xerardo Rodriguez, gran amante de Galicia y su gastronomía, nos regala un artículo y una idea. Crear una “Guía de la cocina de aldea”

En vinoycocina.es nos comprometemos a recoger esos lugares que todos conocemos, donde la comida se hace en la misma olla para la familia y los clientes.

Podéis hacer referencia en los comentarios de este artículo y escribirnos de todos esos lugares donde coméis como en casa. (si esto funciona abriremos una sección especial)

Gracias Xerardo por tu regalo y gracias por tu revista digital, que entre otras cosas nos descubre las maravillas de la tierra en que vivimos.

 

COCINA DE ALDEA – Por Xerardo Rodríguez

¿Sabéis quien me descubrió un sitio típico, poseedor de esa excelencia culinaria de la veterana cocinera que aprendió las artes de su abuela? El mismísimo Manuel Fraga Iribarne, que su dios tenga en la gloria.
La verdad es que hay que hacer kilómetros y sobre todo no perderse porque está en plena Serra da Gañidoira, en la ruta de la Mariña lucense desde Vilalba, poco antes de alcanzar el alto y una vez superado el último molino del parque eólico.

El último molino de A Gañidoira.

Tienes que tomar un desvío por una pista que te lleva a Viveiró –ojo, con acento en la o- que es en donde  está la tasca típica que te recomiendo. Se llama Casa Cándida.
No recuerdo si era Cándida aquella buena señora que nos trató de maravilla ofreciéndonos caldo de cocido, cocido o pollo casero al horno con pimientos rojos y flan casero de postre.
Recuerdo que Fraga y su “séquito habitual” le dio al cocido, mientras este periodista eligió una taza de caldo exquisito y el pollo aquel que no era otra cosa que un capón pero preparado de una manera tan especial que nada tenía que ver con el de Vilalba: la salsa estaba como para comerse una barra de pan haciendo sopas, los pimientos le proporcionaban un toque dulce que le iba bien y el pollo aquel era… un extracto del sabor de los sabores. Dejé solo un pequeño hueco para el flan porque…
—- ¡Esta feito con ovos da casa!
Pasó no se cuanto tiempo y no he vuelto a comer un flan como aquel.
A ver.
—- ¿Y por qué os cuento esta película si no os voy a dar una receta qué ignoro?
Simplemente porque se me ha ocurrido una idea que quisiera transmitirle a mi amigo Alberto, que él sí es un experto en esto de la gastronomía: que haga una llamada a sus muchos miles de lectores y que nos vayan descubriendo esos lugares dignos de figurar en una “Guía de la cocina de aldea”.
Porque yo ya me cansé de esos lugares que van de fino y todo es “de cámara” aunque disimulado con arándanos y otros minúsculos adornos que pretenden tapar la calidad de las carnes o los pescados.
A nueve kilómetros de la ciudad hay sitios ideales para darse el gustazo de comer sano. Si os seduce el plan, no guardéis el secreto para vosotros y contarnos en donde están esas tabernas de antes, esas que ahora pilotan los nietos y nietas.

pollo asado con pimientos

En cocinarparalosamigos.blogspot.com he conseguido prestada una fotografía de cómo sería, más o menos,  el pollo de Casa Cándida de Viveiró.

Si os gusta la idea de que creemos la guía de la cocina de aldea por favor compartír este artículo.