Esta Semana Santa nos iremos a Barcelona y visitaremos a nuestros amigos blogeros gastronómicos Edith, Jesús, Carla y Alex, ellos nos llevarán por la ciudad de Gaudí recorriendo sitios que para un gallego son espectaculares. Monas, calçots, fuet, un mar y montaña, queso mató y como no un paseo por la Boquería. Cada día mejor que el otro.

 

Pero me gustaría contaros que comer y disfrutar de la comida el lugar y la compañía es muy importante y uno de los lugares que tenemos previsto visitar en nuestra apretada agenda es el Café de la Pedrera.   Este restaurante para grupos en Barcelona es ideal para disfrutar de la gastronomía de la ciudad, de los amigos y familia. Cálido acogedor su buena cocina y su música en vivo hacen del momento algo especial.

Hace unos meses cuando Carla me habló de el sólo preste atención por que era un buen lugar donde reunirnos las 15 personas que habíamos quedado, me comentó que era un local donde la gente celebraba cumpleaños y las empresas se reunían para sus comidas y cenas, una vez en el restaurante, la decoración el ambiente y todo en general me gustó. Pero lo que realmente me sorprendió fue su carta y el menú elegido por Carla.

 

De primero tomamos un ceviche de corvina EXPLENDIDO. Luego unos langostinos a la barbacoa y mango, (intente hacerlos yo en casa y ni se asemejaban) y para rematar una paletilla de cordero con Carpaccio de setas. SUBLIME. De postre probé plátano asado caramelizado con avellanas y un yogur de chocolate buenísimo (no pedí postre pero se lo rapiñe a Edith, a Ana y a Alberto. Luego en la carta me fijé en cosas que seguro probaré esta Semana Santa. Nécora gratinada. Soy de Mar pesco nécoras, como consigan convencerme con este plato les prometo otro artículo.

 

Resumiendo, un restaurante más que recomendable. El día fue propicio la compañía grata y si la comida y el lugar son increíbles como dice mi amigo Antonio (que estaba en esta comida)  “Uno de los días mejores de mi vida.”

 

Chicos nos vemos en el Café la Pedrera y para mi una nécora gratinada.