Como veo que muchos de nuestros lectores son frecuentes visitantes de Portugal, voy a dejar aquí unas claves para que cuando pidamos cafés o cervezas, nos sirvan exactamente lo que queremos. Por ejemplo, si queremos un café solo, pediremos un café, a secas. Y preparaos, porque normalmente es medio pocillo de los pequeños pero parece que lo carga el diablo. Pero bueno, si lo queremos un poco más largo (pero menos que el doble de España) pediremos un café cheio. Esto es mas o menos el solo de España. Si queremos un cortado, entonces pediremos un pingo (en el norte) o un garoto (en el sur). El café con leche (tirando a grande) es la meia de leite (no lo pidas después de comer, ellos nunca lo harían), y si lo queremos de desayuno (es decir, muy grande), tenemos que pedir un galão.  Si es verano y hace calor, podemos pedir un café com gêlo. Pero pronunciarlo bien (algo entre “selo” y “xelo”), porque si no os puede pasar como a un amigo mío, un tanto timiducho, que cada vez que lo pide, le traen un “cheio”, porque entre que lo pronuncia regular, y en Portugal no es habitual pedirlo con hielo, no le entienden y el hombre se está poniendo morado de cafeína a base de cafés largos.

cafe-y-cerveza-en-portugal

El mundo de la cerveza también tiene muchos términos (como es España). Si queremos una caña de toda la vida, se dice fino (en el norte) o imperial (en el sur). Aunque también tengo oído el término cerveja de presão. La jarra veraniega (el bock) se llama caneca (os la recomiendo), y lo  que queda entre el fino y la caneca, es la tulipa (aunque esta es para fraquitos, como dicen por allí, o blandos, como decimos aquí). La cerveza de botella normal se pide por su nombre (cerveja), pero el quinto ya se llama mini. En Azores había unos tubos de medio metro con un grifo en la base que se llamaban girafas, pero esto ya son palabras mayores, sobre todo si la bebes rápido para que no se caliente. Por cierto, el chupito se dice shot, porque si dices chupito, también suena fraquito.

Otro día pondremos más términos culinarios para defendernos en el país vecino, porque NO, el bacalhau a bras no es el bacalao a la brasa, el folhado de leitão no es nada de lo que te imaginas, y el perú es algo más que un país, queridos lectores.